Economía, Español

El Gran Salto Hacia Atrás.

6e567aoriginal.jpg

Recientemente, hemos estado expuestos a una gran cantidad de noticias de China: las crecientes alertas sobre el crecimiento económico, la reciente caída en las bolsas chinas, la devaluación del yuan, la bajada en los tipos de interés, así como en el coeficiente de caja, el índice PMI cayó, etc. [1]

Sin embargo, las malas noticias no son los indicadores económicos, sino la desacertada intervención del gobierno durante aquellos días.  El gobierno parece arriesgar el camino iniciado por la Reforma Económica hacia el desarrollo, un movimiento en la mala dirección que podría convertirse en el siguiente Gran Salto Atrás en la historia económica china.

Para dejar las cosas claras, debemos tener una idea general sobre la economía china para ser capaces de unir todas las piezas del puzle chino. La economía china es enorme e increíblemente diversa (incluso podemos denominarla como economía dual en la terminología de Lewis), pero podemos afirmar que la prosperidad china se parece más a un espejismo que a una realidad. Por supuesto, el crecimiento a doble dígito ha permitido que China haya sacado 600 millones de personas de la pobreza durante los años 1981-2004, pero al mismo tiempo, ha sembrado las semillas de los problemas económicos futuros, la sombra de la prosperidad china.

¿Cuáles son esos problemas? Principalmente la economía intervencionista y controlada por el gobierno, a través de la parte financiera de la economía, por la que el gobierno extrae riqueza de la gente (principalmente controlando los tipos de interés y el tipo de cambio de la moneda), que es usado después para apuntalar a los bancos que tiene enormes cantidades de activos tóxicos, permitiendo por tanto que sigan prestando dinero a las empresas estatales, que no paran de arrojar números rojos. En definitiva, el gobierno ha construido un sistema para controlar cualquier aspecto de la economía China, lo que está generando problemas a largo plazo, como la banca en la sombra (aunque el término incluye una miríada de muy diferentes instituciones financieras no convencionales).

Esta represión financiera puede ilustrarse con el ejemplo de la prohibición de las drogas. Cuando el gobierno intenta prohibir las drogas, lo que obtiene es un mercado negro donde la gente puede comprar y vender drogas de acuerdo a las necesidades humanas (que son subjetivas), pero el mercado negro no está regulado y no es lo suficientemente seguro para los usuarios, por tanto dañando la salud de los participantes. Cuanto más importante (y más represiva es la prohibición) es la necesidad que ha sido prohibida para los humanos, mayor sufrimiento recaerá sobre la población. En el caso de la represión financiera en China, es exactamente lo mismo: dado que la gente en China ni puede tomar crédito libremente ni ahorrar libremente, un mercado negro florece para satisfacer estas necesidades, con crédito de mala calidad, peligrando por tanto las expectativas a largo plazo de la economía china.

Bajo esta perspectiva, las recientes noticias sensacionalistas sobre China no son sorprendentes en absoluto, sino que están mostrando que el gobierno está haciendo todo lo posible para apuntalar la burbuja. Esta disposición del gobierno es una información útil, ya que en China todo depende del gobierno. ¿Hasta cuándo durará la burbuja? Hasta que el gobierno quiera, a menos que se le acabe el dinero antes, como una vez me dijo Larry White muy inteligentemente. Después de todo, parece que el gobierno no quiere parar la fiesta.

Con un mercado inmobiliario deprimido, con un año completo de bajada sostenida en los precios de la vivienda durante el 2015 (ver gráfico 1), el Banco Central de China ha estado bajando los tipos de interés una vez tras otra (ver gráfico 3), junto con el coeficiente de reservas bancarias (ver gráfico 2), en un último intento de estimular la economía China hasta alcanzar el prometido 7% anual de crecimiento, creando otro nuevo ciclo.

Gráfico 1: Cambio en precios interanuales de casas nuevas construidas en China (%) Ene 2014-Feb 2017

1.PNG

Fuente: Tradingeconomics.com

Gráfico 2: Ratio de reservas bancarias oblidatorias para los grandes bancos en China (%) 2011-20172.PNG

Fuente: Tradingeconomics.com

Gráfico 3: Tipo de interés en China (%) 2012-2015

3.PNG

Fuente: Tradingeconomics.com

Recuerdo que el verano de 2013 fue cuando realmente abrí mis ojos sobre la realidad de la economía China: fue el Shibor shock. Después de un incremento del crédito en los primeros trece días de Junio nunca antes visto en la historia, los tipos de interés en el mercado alcanzaron un 12% para las repos a 7 días. El banco central forzó a los grandes bancos a prestar dinero a los bancos pequeños (con el argumento de que la liquidez global dentro del sistema era suficiente), rechazando por tanto la petición de las instituciones financiera de inyectar más liquidez. Un mes más tarde, el Banco Central tuvo que inyectar una enorme cantidad de liquidez en el sistema, al tiempo que los tipos de interés se bajaban y las reservas fraccionarias también. La curva de tipos (un indicador que es usado para prever problemas financieros en una economía) no ha parado de aplanarse desde entonces.

La reciente caída en las bolsas chinas es anecdótica. Desde principios de 2014, los índices alcanzaron un alto nivel sin ninguna explicación razonable y principalmente financiado a crédito (el 9% de la capitalización de mercado, según Credit Suisse). El PER o price earnings ratio (que es calculado dividiendo el precio de una acción sobre el ratio entre los ingresos de toda la compañía sobre el número de acciones, es decir, los ingresos por acción, EPS), fue en términos de mediana 64 en la bolsa de Shenzhen, mientras que es considerado que un PER mayor a 25 es caro. El caso de Shenzhen fue paradigmático. Un claro indicador de que la bolsa de Shenzhen estaba subiendo demasiado deprisa.

Por tanto, las recientes caídas en esos índices han sido obvias y además han sido previstas con antelación por Bloomberg o The Economist. Y las caídas continuarán probablemente durante un tiempo. Aunque no sean especialmente preocupantes por la economía china en el corto plazo (porque las bolsas no están tan desarrolladas en China como en los países occidentales; su tamaño relativo a la economía es pequeño, 40% del PIB mientras que en EEUU es más del 100% del PIB y la cultura financiera en China es todavía limitada) pero serán cruciales en el largo plazo. Lo que es verdad es que muestra más que nunca la sombra de la prosperidad china, los problemas financieros de la economía china. Y las recientes acciones del gobierno chino son las más preocupantes. Veamos por qué.

En primer lugar, en China es urgente una complete liberalización financiera, donde los tipos de interés bancarios puedan ser fijados por el mercado, con más participación de los bancos privados en la economía y los bancos siendo capaces de dar préstamos de acuerdo a criterios de mercado y no a políticos. Esto traerá la segunda apertura de la economía china (la apertura financiera) y llevará al mundo a un nuevo nivel de globalización financiera. Además, incentivará a las empresas estatales a un nuevo nivel de competitividad, y daría más recursos a las empresas privadas chinas y reduciría el poder del gobierno. En otras palabras, traerá más libertad al pueblo chino al tiempo que la sombra de la prosperidad china se hace más pequeña. Sin embargo, dado que las recientes acciones del gobierno chino tienden a incrementar la influencia del sector público sobre la bolsa, la liberalización financiera se ha hecho añicos.

Los mercados financieros chinos fueron siempre vistos con falta de confianza pero ahora más que nunca. El gobierno introdujo una prohibición para vender acciones chinas y también llevó a cabo un programa de compra masivo de acciones, gastando dinero público para apuntalar la burbuja de la bolsa. A eso hay que añadirle los enormes requerimientos que las compañías tienen que cumplir, la limitación diaria de que la bolsa no puede subir ni bajar más de un 10% al día. Eso mina el último resquicio de confianza en los valores chinos.

En segundo lugar, dado que la financiación mediante acciones es necesaria para la economía china para que las compañías puedan diversificar su cartera financiera (deuda y capital). Los inversores siempre fueros cautelosos sobre la economía china, al tiempo que se sorprendían porque la economía china era resiliente a cada tipo de daño o malos indicadores. Los inversores finalmente concluyeron que en China todo depende de su gobierno.

En definitiva, parece que, aunque China ha avanzado hasta ahora bastante rápido, una recesión será un paso necesario hacia el desarrollo de China, dado que el gobierno es reacio a reducir su control sobre la economía china y hará todo lo que pueda para mantener su poder, influencia y mando sobre la economía china. Es un paso necesario que al gobierno se le acabe el dinero y la crisis en ese sentido será una oportunidad. Las últimas intervenciones del gobierno ilustran la disposición del gobierno a mantener el status quo, incluso si requiere arriesgar la confianza de los inversores internacionales en China o arriesgar los resultados positivos de las reformas económicas.

Obviamente la economía china también tiene ventajas y la redución de la importación de inputs para producir los bienes que China exporta, mostrando que China está mejorando en acumulación de capital y que la economía es más capaz de diseñar nuevos productos en lugar de comprarlos fuera. La atención está en el lado del gobierno. El gobierno todavía tiene armas para mantener el desaguisado financiero y su influencia en el mercado, pero el dinero y el tiempo se están acabando actualmente. ¿Cuál será el nuevo episodio? La crisis en China, forzará al gobierno a otro conjunto de reformas económicas.

English version (PDF)


Notas:

[1] Bloomberg (2015) China’s Official Factory Gauge Shrinks Available: http://www.bloomberg.com/news/videos/2015-09-01/china-s-official-factory-gauge-shrinks [Accessed: 31 August 2015]

[2] CNTV (2014) China has lifted 600 million people out of poverty Available: http://english.cntv.cn/2014/10/18/VIDE1413584528072923.shtml [Accessed: 31 August 2015]

[3] The Economist (2015) Flying too high Available: http://www.economist.com/news/finance-and-economics/21579862-chinas-central-bank-allows-cash-crunch-worsen-shibor-shock [Accessed: 31 August 2015]

[4] The Economist (2013) The Shibor shock Available: http://www.economist.com/news/leaders/21652326-long-term-consequences-chinas-coming-stockmarket-correction-are-ones-fear-flying [Accessed: 31 August 2015]

Economía, Español

¿Es China comunista o capitalista?

a-mistura-do-comunismo-e-do-capitalismo-torna-a-china-um-pais-de-contrastes.jpg

Algunas matizaciones iniciales…

Esta es una pregunta que muchos se hacen y que muy pocos se atreven a responderla con claridad. También esta cuestión hace que China despierte interés en los círculos académicos. Existe un gran número de artículos afirmando tanto que China es un país socialista o comunista como que es un país capitalista, cuando ambos sistemas parecen incompatibles. ¿Qué es en realidad?

Bueno. Esta pregunta parece sencilla, pero la respuesta es mucho más compleja. En primer lugar, los países (así como su economía y sociedad) evolucionan con el tiempo. Y ciertamente China ha cambiado mucho (y varias veces) en el último siglo, como veremos. Incluso la definición de socialismo usada por el gobierno chino ha evolucionado. En segundo lugar, no se puede valorar el sistema económico y/o político en general, sino que deben analizarse los aspectos concretos de su sistema.

En cuanto a su sistema cultural, debemos matizar que la cultura China presenta por lo general un elevado nivel de tolerancia y respeto a las tradiciones culturales, influenciado por las ideas del confucianismo y del taoísmo. Esto es un contrapeso evidente contra el poder burocrático del Estado y contra las transformaciones de la sociedad ejercidas desde el poder político.

Una vez hechas estas matizaciones, vamos a analizar los aspectos culturales, políticos y económicos concretos de China para poder llegar a una conclusión al respecto.

Un poco de historia…

Tras la guerra civil de China, en 1949 los comunistas se alzaron con el poder proclamando la República Popular China y creando un comunismo feroz en la China continental. En este momento, no existía la propiedad privada y la mayoría de la economía estaba planificada por el Estado, aunque dicha planificación era a un nivel más descentralizado que en el caso de la URSS. China era básicamente un país agrícola donde los campesinos debían entregar toda la producción al gobierno y éste repartía entre todos. Además, con el Gran Salto Adelante, Mao intentó convertir a China en un país industrial, aunque lo que provocó fue una enorme destrucción de herramientas y maquinaria: obligó a todos los campesinos a construir altos hornos en sus casas y a empezar a producir, que no les quedaba más remedio que fundir todos sus materiales para poder producir otros de menor calidad, con tal de cumplir con las órdenes gubernamentales. En esta época se puede decir que efectivamente China era un país comunista o socialista.

Mao as the Sun 2400x1300 px.jpg

Después de la muerte de Mao Zedong, Deng Xiaoping -que había sufrido en sus propias carnes la dura represión del gobierno de Mao- se convirtió en el máximo líder de la República Popular de China desde 1978. Deng Xiaoping se caracterizó por ser muy pragmático: “Da igual que el gato sea negro o blanco: lo importante es que cace ratones“. Su política consistió en mantener las instituciones del Partido Comunista, para no generar una crisis de legitimidad política, manteniendo la retórica comunista, al tiempo que emprendía reformas de apertura y liberalización económica.

90fba69c44650f7766420e.jpg

En realidad, muchas de las reformas emprendidas por Deng Xiaoping estaban inspiradas en la experimentación campesina bajo el régimen de Mao. Durante la época de Mao, muchos campesinos acordaron en secreto repartirse parte de la producción y no entregarla al gobierno. Deng Xiaoping legalizó este tipo de contratos, permitiendo en la práctica la producción agrícola para uno mismo. Además, los cambios impulsados por Deng Xiaoping fueron graduales (y no cambios repentinos), precedidos de experimentos a lo largo de todo el país. Por ejemplo, se liberalizaron ciertas zonas del país (llamadas Zonas Económicas Especiales), y una vez demostrada su eficacia, se trasladaron a otras zonas del país.

En la práctica, desde finales de los 70, con la entrada de Deng Xiaoping en el poder, China experimentó una de las épocas más reformistas y liberalizadoras de su historia, también fue una de las épocas con mayor crecimiento económico. Así, China protagonizó la industrialización más rápida de la historia. ¿Qué medidas implantó? Permitió la autoproducción campesina, permitió la inversión extranjera, creó zonas económicas especiales con regulación más laxa, elimino casi todos los ministerios industriales creados durante la época de Mao, eliminó casi todos los precios fijados por el gobierno y permitió los precios fijados por el mercado, privatizó numerosas empresas, entre otras. En consecuencia, los ingresos fiscales del gobierno cayeron dramáticamente desde finales de los 70.

También creó el término “Un país, dos sistemas” en el que permitía la existencia de varios sistemas económicos en China (con el objetivo de Macao, Hong Kong y Taiwán un sistema capitalista y China continental con un sistema más socialista). Se puede decir que desde finales de los 70, China experimentó una transformación económica sin precedentes, dejando atrás el comunismo y abrazando una economía de mercado, aunque todavía permanecían instituciones y características propias del socialismo. Por lo que las reformas económicas debían continuar en la senda marcada por Deng Xiaoping para abandonar por completo el socialismo.

Deng Xiaoping representaba las características más propias del pensamiento Chino: un pensamiento práctico y con poca carga ideológica, abierto a aceptar todo tipo de contradicciones. Mientras que en occidente la razón y las ideas suelen tener una preponderancia, así como la dialéctica y el enfrentamiento entre diferentes ideas, en oriente (y más concretamente en la china clásica) la razón y la idea queda muy por debajo de la realidad y la praxis. Además, el pensamiento chino suele caracterizarse por su sincretismo: no suele haber tal contraposición ideológica entre unas ideas y otras, sino que es de espíritu conciliador buscando la combinación de diferentes ideas.

e5b18fe5b995e5bfabe785a7-2012-07-16-4-34-51-pm.png

Así, fue posible que Deng Xiaoping iniciase la transformación económica, sin alterar de forma ostensible las instituciones del establisment. Deng Xiaoping no creía que la economía de mercado fuese sinónimo de capitalismo o que planificación fuese sinónimo de socialismo: “La planificación y las fuerzas del mercado no son la diferencia esencial entre socialismo y capitalismo. Una economía planificada no es la definición de socialismo, porque hay planes bajo el capitalismo; la economía de mercado se da también bajo el socialismo. El mercado y la planificación son dos fuerzas que controlan la actividad económica“.

Deng Xiaoping desarrolló el concepto de “Socialismo con características chinas”, que fue una forma de poder mantener la retórica comunista al tiempo que la economía se hacía cada vez menos intervencionista y con más libertad de acción para los ciudadanos. Este concepto defendía que China debía encaminarse hacia el socialismo, pero que China todavía estaba en una etapa muy inicial para poder lograrlo, y era en esta etapa inicial donde la economía de mercado debía imperar.

Aunque el proceso reformador fue muy loable y con unos resultados difíciles de mejorar, lo cierto es que dicho proceso reformador se ralentizó en el tiempo, hasta el punto de que puede hablarse de una reversión de las reformas económicas liberales en China. Algunos autores citan el punto de inflexión en las protestas de la plaza de Tiananmén en 1989. Analicemos en detalle dicho acontecimiento.

tiananmen_tanks.jpg

Las reformas económicas hasta ese momento eran muy ambiciosas, y aunque se habían realizado de forma gradual, las reformas económicas suelen tener costes asociados a corto plazo a cambio de beneficios importantes a largo plazo. La liberalización de los precios estaba provocando una inflación muy importante en China, que originaba descontento social. Además, de dos hechos muy relevantes: primero, la liberalización de la economía hizo que el gobierno contase con menos recursos y menos control sobre la población; segundo, la liberalización de la economía incitó a muchos jóvenes a pedir una transformación semejante en el terreno político.

El gobierno de China vio amenazada su propia legitimidad y existencia, a consecuencia de las propias reformas que había llevado a cabo. Y por tanto, comenzó una reversión del proceso liberalizador de China y se produjo un crecimiento del poder del Estado muy elevado, convirtiendo a China más que en un país de libre mercado en un capitalismo de Estado.

Análisis…

¿Qué es socialismo o comunismo? Es difícil de precisar con exactitud dicha definición, pero podemos citar una serie de características propias. Se suele identificar con la propiedad pública de los medios de producción, con un Estado con elevada autoridad y capacidad, con una reconocida intención de cambiar la sociedad y una intención de redistribuir la riqueza. Además, está asociado con la planificación central (dirigida desde el gobierno).

China oficialmente es comunista, con un gobierno que tiene mucha más influencia sobre la economía que otras economías desarrolladas o de ingreso medio. Por otro lado, el gobierno chino nunca ha aceptado abiertamente la privatización. De hecho, la Constitución de China afirma que mientras existen múltiples sistemas de propiedad, la propiedad estatal debe ser la fuerza líder.

Toda la tierra en China es propiedad del Estado mientras que las viviendas son arrendadas a las familias mediante alquileres con duraciones de hasta 70 años. Dicha renta debe pagarse a los gobiernos locales, representando un total de ingresos del 7.1% del PIB. Además de los alquileres de la tierra, el gobierno de China no basa sus ingresos fiscales en impuestos sobre la renta o sobre la propiedad, sino en el IVA (4.6% del PIB) e impuestos empresariales (4% del PIB) e impuestos sobre transacciones. Además, los beneficios de las empresas estatales también van a las arcas del Estado (6.1% del PIB) y los beneficios de un sistema financiero totalmente regulado por el Estado. Esto significa que el gobierno de China tiene un control del 38% del PIB, aspecto muy diferente del que China tenía hace 20 años. Así, las fuentes de ingreso del gobierno han crecido dramáticamente, triplicándose desde 1996 hasta 2013.

Gráfico 1: Evolución de los ingresos públicos como porcentaje del PIB

Capture3.PNG

Gráfico 2: Control/Ocupación del gobierno de China en diferentes aspectos

Capture1.PNG

En otras palabras, la liberalización inicial auspiciada por Deng Xiaoping ayudó a crear un mercado privado, al tiempo que el gobierno se aseguró el control de la tierra y de todas las instituciones financieras. Esto ha permitido al gobierno chino monetizar ese control, generando suficientes ingresos, expandiéndose y virando hacia un modelo conocido como capitalismo de Estado.

En torno a la década de los 90 China prácticamente no tuvo planes o políticas industriales, ya que Zhu Rongji -primer ministro de China entre 1998 y 2005- no era partidario de ellos debido a la alta ineficiencia de los mismos. Sin embargo, en torno a la primera década del siglo XXI, los planes y las políticas industriales volvieron de nuevo con fuerza.

Además, el sistema financiero de China oficial se ha caracterizado por ser una extensión del gobierno de China. Actualmente en torno al 80% de los activos bancarios pertenecen al gobierno y los tipos de interés de los préstamos y los depósitos están regulados directamente por el gobierno de China. ¿Por qué es esto así? De esta forma, el gobierno dirige el crédito de la economía (los ahorros de los ciudadanos) en forma de préstamos a las empresas estatales, que son altamente deficitarias, consiguiendo financiación. Esto ha permitido que China tenga una red de empresas estatales enorme. De hecho, si las empresas estatales de China fuesen un país a parte, sería el cuarto país más grande del mundo (ver), detrás de EEUU, la propia China y Japón.

Gráfico 3: Ingreso fiscal de las empresas estatales contra el PIB de las mayores economías

800x-1.png

Por estas razones, los activos totales del gobierno de China (tierra, empresas no financieras y empresas financieras) totalizan un 300% del PIB, mientras que en EEUU esa cifra llega al 34%.

Gráfico 4: Activos totales del gobierno (%PIB), China y EEUU

capture

Sin embargo, donde la economía de mercado es más dinámica en China es en la industria y la agricultura. La proporción estatal en la industria ha descendido rápidamente a consecuencia de la entrada de empresas extranjeras y privadas, hecho auspiciado por la reforma económica. La propiedad privada en la industria se ha mantenido alta y tanto la industria como la agricultura se han mantenido predominantemente manejadas por el mercado. La mejora de la agricultura en China ha sido la responsable de que más de 114 millones de personas hayan salido de la pobreza en China.

Aunque todavía sigue vigente el sistema hukou que divide a todas las familias chinas en dos categorías: los que tienen un permiso residencial urbano y los que no. Esto ha creado una enorme desigualdad en la economía china.

Por otra parte, China no tiene desarrollado un sistema del bienestar, por su enorme dificultad a la hora de desarrollarlo. Esto hace que muchos de los desincentivos que un Estado del bienestar tienen sobre la economía, no se produzcan en China, a saber: inflación, desempleo, reducción del ahorro, etc.

 

Conclusión…

La política y economía de China ha estado en constante evolución. Evidentemente China ha experimentado una transformación económica muy importante, adoptando muchas instituciones propias de una economía de mercado, pero manteniendo todavía muchas propias de un sistema comunista, al tiempo que continúa con la retórica comunista. China todavía tiene muchas reformas que hacer para poder ser considerada como una economía de mercado: liberalizar su sector financiero, privatizar sus empresas estatales, favorecer los derechos de propiedad privada y eliminar el control de capitales.

A pesar de ello, se puede considerar que los ciudadanos de China cuentan con los suficientes instrumentos como para ejercer su libertad económica sin demasiadas restricciones. La reforma económica permitió la entrada de empresas extranjeras a China. Esto, unido con la existencia de Hong Kong -uno de los lugares con mayor libertad económica del mundo- hace que existan enormes válvulas de escape en China que alivien  enormemente la presión del Estado chino sobre la economía. No en vano, la gran mayoría de las empresas de China están radicadas en Hong Kong y operan como empresas extranjeras en China.

Además, la tecnología ha hecho posible que muchas de las regulaciones emprendidas por China sean altamente eficientes. El control de capitales es usualmente burlado por el uso del Bitcoin. Se estima que la gran mayoría de la actividad del Bitcoin proviene de los mercados on-line radicados en China. Además, el precio del Bitcoin está asociado con el nivel de restricción de capitales en China: a mayor restricción, mayor precio.

En definitiva, la China continental continúa teniendo características de una economía comunista, pero permite el uso de válvulas de escape y libertad de acción en algunos ámbitos que hacen que en la práctica sea posible una economía de mercado muy dinámica.


 

Fuentes utilizadas:

  • Just How Capitalist is China, Yasheng Huang
  • Naughton, Barry. 2017. “Is China Socialist?” Journal of Economic Perspectives, 31(1): 3-24.
Economía, Español

¿Qué relación hay entre Confucio y el sistema financiero en China?

I

Sociedad y economía

Es generalmente aceptada la idea que la economía y la sociedad son dos caras de la misma moneda. Algunos autores, como Ludwig von Mises incluso habla de praxeología o estudio de la acción humana, incluyendo a todas las ciencias sociales en la misma. Karl Marx hablaba de que la infraestructura (base material) y de la superestructura (base intelectual). Max Weber hablaba de que la base material de la sociedad y la base intelectual de la misma se retroalimentan: la economía condiciona a las ideas y las ideas condicionan a la economía.

La relación entre la sociedad y la economía es una generalización que puede aplicarse en multitud de casos prácticos. En este caso, nos trasladaremos hasta la cultura china para observar la relación directa entre las ideas y su sistema financiero. Concretamente, hablamos de las ideas de Confucio, porque son las que más han influido en la formación de la cultura China, como hemos visto en otros artículos de Chinacerca: en torno al siglo II a.C. las ideas de Confucio debían de ser estudiadas para acceder a la Corte Imperial, hecho que perduró a lo largo de muchos años, con enormes repercusiones hasta nuestros días.

El análisis pormenorizado de las ideas de Confucio queda fuera del alcance de este artículo, aunque pueden visitar los siguientes artículos de Chinacerca:

II

Confucianismo

En esencia, uno de los aspectos más interesantes de Confucio era su apoyo por los valores morales, por la transmisión de esos valores de unas generaciones a otras, así como el desarrollo de instituciones sociales mediante la evolución. En este sentido, parece que las ideas confucianas colocan a la familia por encima del gobierno burocrático tal y como se entiende actualmente en occidente.

Además de la evolución espontánea y consuetudinaria de la sociedad, las ideas de Confucio favorecen la confianza entre los diferentes individuos de un grupo, incentivando más el grupo y la cooperación que el aislamiento.

Confucius-Analects-Fan-Fotolia_40287679-676x450.jpg

Por este motivo, en China, a diferencia de otros países, es muy difícil implementar reformas drásticas a corto plazo. China, bajo la influencia de las ideas de Confucio, la población tiende a pensar que los cambios fundamentales en la sociedad deben ser graduales y no pueden ser plenamente aplicados hasta que no hayan sido probado correctos. Un ejemplo muy reciente de ello ha sido la transformación económica de China experimentada a finales de los 70 e impulsada por Deng Xiaoping, y que estuvo basada en una revolución marginal, transformando la economía paso a paso y mediante diferentes experimentos aislados (como fue el de Shenzhen). Nótese que esta mentalidad es un repelente de dictadores y de personas que quieran transformar la sociedad bruscamente sin atender a las costumbres.

En este sentido, el dictador comunista Mao Zedong, debe ser visto como todo lo contrario a la sociedad de China, como una aberración de la misma. Es más, Mao Zedong impulsó la Revolución Cultural que pretendía eliminar y destruir por completo toda la cultura tradicional de China, y no dejar rastro del confucianismo. Aunque logró una gran destrucción cultural (hoy día se puede observar cómo Taiwán y Hong Kong que no estuvieron bajo la influencia de Mao conservan muchas más tradiciones originales que la República Popular de China), no consiguió eliminar el confucianismo del inconsciente colectivo de China.

El conjunto de creencias confuciano, que define claramente a la familia y los órdenes sociales, es muy diferente de las creencias occidentales sobre cómo los códigos legales deben ser formulados y cómo los individuos y las empresas negocian (e.g., Pye, 1982; Chow, 2002). Para empezar, el confucianismo posiciona a las normas sociales en un estado de superioridad frente a las normas legales. No es coincidencia que las normas legales tengan menor fuerza en China que en un país occidental.

Usando la encuesta World Values, llevada a cabo en a principios de la década de los 90, se observa que China tiene uno de los niveles más elevados de confianza social entre un grupo de 40 países desarrollados y no desarrollados. Por tanto, podemos afirma que la elevada confianza social en China está influenciada por las creencias confucianas.

III

El sistema financiero de China

Es un concenso entre los estudiosos de la economía China que su sistema financiero presenta una estructura muy perniciosa para los derechos de propiedad y presenta unos niveles de ineficiencia en la asignación de capital muy elevados. Sin embargo, el economista Franklin Allen concluye que a pesar de la aparente contradicción entre la ineficiencia de las instituciones burocráticas en China, existen unos mecanismos espontáneos dentro de los límites legales y financieros que apoyan el crecimiento económico y financiero de la economía. Esos mecanismos están basados en las relaciones sociales y en la reputación, basados en creencias culturales y en la evolución histórica de las instituciones y organizaciones en China.

En otras palabras, si China no contase con instituciones evolutivas tan importantes basadas en el confucianismo, si China dependiese tan sólo de sus instituciones burocráticas, muy probablemente el elevado crecimiento económico del país no hubiese sido posible. Parece lógico que a mayor nivel de auto-organización social, menor necesidad de dirigismo o burocratización de la sociedad.

El sistema financiero formal y oficial de China está diseñado para favorecer a los monopolios del gobierno, y las empresas privadas quedan en la práctica excluidos de la financiación forma. Sin embargo, en China existen numerosos canales informales de financiación y que pertenecen a un sistema único de instituciones que ha estado evolucionando desde una mezcla de factores incluyendo relación y reputación, cultura e historia, así como un conjunto seleccionado de ideas y prácticas de los países desarrollados.

Por ejemplo, muchas de las empresas que tuvieron éxito no utilizaron ninguna fuente de financiación oficial. Las empresas “start-ups” a menudo dependen de amigos y familia y otras fuentes privadas de financiación. Por otra parte, las empresas más maduras tienen a menudo listas cruzadas de cuentas de crédito y débito con otras empresas del sector.

Teniendo esto en cuenta, debemos saber que China debe desarrollar su propio sistema financiero basado en su propia idiosincrasia y el imitar el diseño de los sistemas financieros occidentales puede ocasionar numerosos errores.

Observemos en los gráficos de abajo, que representan el porcentaje de fondos captados de diferentes fuentes para financiar una empresa. Por ejemplo, las empresas en China obtienen el 6% del capital de la familia y los amigos, por encima de países en desarrollo comparables como India (3.5%), Rusia (<2%) y Brasil (>1%). En términos de capital propio, China vuelve a liderar, captando el 12% de la financiación de la empresa mediante su propio capital (dinero que ponen los fundadores). Asimismo, en la categoría “otros”, donde se incluyen préstamos de fuentes informales, representa más de un 40% del total de los fondos, muy por encima de sus países comparables.

Gráfico 1: Fuentes de financiación empresarial por países

capital

Podemos concluir lo siguiente:

  1. Las instituciones burocráticas y legales no es lo único que sostiene una economía o una sociedad. También las costumbres sociales permiten que desarrollen los mecanismos de la economía.
  2. La sociedad y la economía están interconectados entre sí.
  3. El confucianismo forma parte del ADN cultural de China y sin duda ha jugado un papel fundamental en el crecimiento económico de China.
  4. Las costumbres empresariales de China reflejan este hecho.

Fuentes usadas para el artículo:

  • Franklin Allen, Jun Qian and Meijun Qian. Comparing China’s Financial System China Journal of Finance, 2003.
  • Franklin Allen, Jun Qian and Meijun Qian Law, Finance and Economic Growth in ChinaJournal of Financial Economics, 2004.
  • Meghana Ayyagari, Asli Demirgüç-Kunt and Vojislav Maksimovic Formal versus Informal Finance: Evidence from China The World Bank, Development Research Group, 2008.

 

 

Español, Filosofia

¿Cómo se le puso freno al poder político en Europa y China?

Autor: Javier Caramés Sánchez 

En esta entrada analizaré dos formas diferentes de ponerle freno al poder político. Una se basa en el sometimiento a una autoridad impersonal o supra humana, la otra se basa en el respecto al orden natural de las cosas. La primera se desarrolló en Europa mientras que la segunda es propia de la civilización china.

Antes entrar en el análisis, mostraremos lo que entendemos como poder político, término que definiremos como un grupo de personas organizado y dirigidos por un líder que ejerce de forma legítima la coacción. Tal y como dijeron Zhuangzi y los defensores de las teorías predatorias del estado, el origen del poder político está en bandas de bandidos que pusieron a trabajar para ellos a las personas que dominaron y consiguieron hacerles creer  que esto lo hacían por su propio interés. No vamos a entrar a debatir si es necesaria o no la coacción del estado. Sobre este tema recomendamos  este debate entre Juan Ramón Rallo y Miguel Anxo Bastos Boubeta.

En Europa, desde muy antiguo, el poder político siempre a estado sometido a un ente suprahumano superior. Tradicionalmente dicho poder estuvo encarnado en Dios. Él representaba la verdad absoluta y ningún gobernante podía, al menos teoría, quebrantar su ley. Asimismo, ni gobernante ni su corte estaban autorizados para interpretar la voluntad de Dios. Esto correspondía a la Iglesia.

Este modelo de continencia de poder político sufrió desde la Revolución Francesa hasta el siglo XX una transformación en lo aparente. Es decir, esa autoridad supra humana que antiguamente era Dios se convirtió en la gente. La voluntad del altísimo fue sustituida por la de un colectivo.  Este colectivo fue entendido de diversas maneras. Por ejemplo, para las ideologías nacionalistas el colectivo es la gente que constituye una nación mientras que para las socialistas esto colectivo lo constituía la clase obrera. De la misma forma que el gobernante antiguamente debía estar sometido a la ley de Dios, en la actualidad los políticos deben acatar la voluntad de las masas encarnada en ideologías como el socialismo o el nacionalismo. La ciencia moderna también apela a un orden superior abstracto cuyas leyes debe obedecer el poder político. No es de extrañar que con frecuencia se tienda a justificar la acción política con la autoridad de la ciencia.

En el caso chino el freno son unas enseñanzas asociadas generalmente con Confucio y sus seguidores que instan al poder político (el emperador y su corte) a adaptarse al orden natural de las cosas, no actuar y no hacer sufrir al pueblo ni empobrecerlo con impuestos. El gobernante dentro de los ideales de Confucio debía ser un modelo de virtud para el resto. Su autoridad debía basarse en la ejemplaridad antes que en la coerción y los castigos. El mandatario debía instruir en el lǐ 禮 a su corte formada por ministros cuyo criterio de selección era su talento más que su nacimiento. De hecho, desde la dinastía Han, el acceso a la corte se hacía por oposición. Estos exámenes de acceso no median tanto conocimientos técnicos como el de conocimiento de unos ideales cuyo énfasis se ponía en el cultivo de la virtud. De acuerdo con estos ideales, el poder político debía poner por encima el bienestar del pueblo no siendo lícito que la corte tuviese muchos gastos ni, todavía menos, asfixiar al pueblo con altos impuestos. De hecho, hubo en momentos puntuales de la historia de China en los que los impuestos fueron simplemente abolidos. Un caso muy conocido fue el reinado del emperador Wen durante la dinastía Han durante el cual los impuestos fueron eliminados.

A menudo se ve a los gobernantes orientales como déspotas. Ciertamente lo eran pero su esfera de poder estaba muy limitada a la corte. A diferencia de lo que ocurrió en Europa, en la China anterior al siglo XX no se produjo un control fuerte en la moralidad y modos de vida de la gente. Aunque hubo conflicto puntuales entre la religión y el poder, no se impuso una religión única y verdadera y se respetaron considerablemente las costumbres de las minorías éticas. Tal y como señala Kent Deng, (Véase:45:50), las enseñanzas de Confucio permiten que la sociedad se autorregule sin necesidad de que sea dirigida por un gobernante. Kent Deng también señala que durante la dinastía Qing el poder político dejó que la sociedad se autorregulase (Véase:41:45)

Incluso, en la actualidad, a pesar de la occidentalización de las instituciones del poder político que se dio en el siglo XX, el poder político no muestra intentos de transformación de la sociedad semejantes a los que padecemos en Europa. La renuncia a la revolución comunista que dio el propio Partido Comunista siendo su líder Deng Xiaoping o políticas que permiten la coexistencia de distintos sistemas jurídicos con fundamentos ideológicos complemente opuestos muestran un claro desinterés por transformar a la sociedad en base a unos ideales. Hong Kong o zonas económicas especiales como la de Pudong en Shanghái ponen en clara evidencia todos los principios del comunismo. Obviamente, como en la mayor parte de países del planeta (incluida España), en China hay adoctrinamiento. Sin embargo, su cometido es reforzar la autoridad del poder político y no tanto instruir a la población en verdades absolutas abstractas válidas para toda circunstancia.

Obviamente, los dos modelos de continencia del poder político mostrados en esta entrada son un arma de doble filo: de la misma forma que sirven para pararle los pies al déspota también pueden ser la forma de fortalecer todavía más su poder. En el primer modelo, el poder político puede manipular las leyes del poder supra humano al que está sometido. Es decir, puede hacer que la religión dicte los dogmas que le interesa o manipular el conocimiento para legitimar su poder. En el segundo de los modelos, el poder político puede hacer leyes para que parezca virtuoso. No es extraño que en China y los países que siguen su modelo se critique poco a la autoridad de forma abierta.

Economía, Español

Introducción a la Economía China (VIII): Los Tres Reinos (三国).

El período de los Tres Reinos (220-280) se inicia con la caída de la dinastía Han, donde el territorio de China volvió a estar dividido en tres reinos diferentes. El período de los Tres Reinos es muy complejo y presenta numerosos conflictos militares entre diferentes reinos y entre los reinos y la población.

Podemos clasificarlo en tres etapas. El período inicial coincidente con el declive de la dinastía Han y las luchas entre señores. El período medio con luchas militares entre los reinos. Y el período tardío, coincidente con la conquista del reino de Shu por Wei y la eliminación del Wei por la dinastía Jin en el 265. Sin embargo, vayamos al origen de dicho período: el declive de la dinastía Han.

Durante los últimos años de la dinastía Han (汉), especialmente a partir del emperador Ling Di (靈帝), el estilo de gobierno de la corte imperial era cada vez más despótico y la población incrementaba su nivel de descontento. Particularmente, Ling Di (靈帝) que reinó durante 21 años, entre el 168 hasta el 189, mostró muy poco interés por los asuntos del gobierno e incrementó los impuestos, y marco el punto de inflexión que debilitó por completo a la dinastía Han.

Por aquel entonces, los eunucos (宦官) ganaron cada vez más influencia en la corte imperial, usándola para enriquecerse. Curiosamente, uno de los métodos para acceder al ejercicio de las funciones públicas en la corte imperial, a parte de las oposiciones confucianas, era mediante la castración, uno de los castigos principales en la china clásica.

Se pensaba que el hecho de que los eunucos no pudiesen tener descendencia, aseguraría la permanencia de la dinastía Han, pues los eunucos nunca podrían formar una dinastía propia. Sin embargo, esto creó cierta rivalidad entre los confucianos y los eunucos. Los eunucos se fueron ganando cada vez más la condescendencia del Emperador, al tiempo que la dinastía Han se fue haciendo cada vez más corrupta. Se suele decir que la diferencia entre los eunucos y los confucianos es que los eunucos representaban la voluntad personal del Emperador, mientras que los confucianos la voluntad política de la burocracia.

eastern-han-emperors
Eunucos en asuntos de Estado

En el 166, un número de confucianos y estudiantes universitarios conocidos como los “partisanos” (黨人) se opusieron a eunucos muy poderosos y fueron encarcelados, ya que el Emperador fue persuadido por los eunucos para que tomase dichas medidas. En el 169, sin embargo, se repitió el incidente pero de manera más sangrienta: el enfrentamiento entre eunucos y confucianos fue físico y muchos partisanos perdieron sus vidas. Asimismo, se ejecutaron a muchos confucianos, se encarcelaron a otros tantos y los que fueron liberados sufrieron una restricción de libertades civiles. Dichos hechos se conocen como el desastre de las prohibiciones partisanas (黨錮之禍).

Dichos hechos allanaron el camino para la conocida revolución de los turbantes amarillos (黄巾之乱), que duró más de 21 años, entre el 184 y el 205, y supuso el fin de la dinastía Han. El desastre de las prohibiciones partisanas originó mucho descontento, incluso en el interior de la corte imperial. En el año 170, los propietarios, campesinos y soldados desempleados comenzaron a organizar bandas y ejércitos privados, preparándose para el conflicto armado, argumentando que el Emperador decadente había perdido el mandato del cielo (天命), que era lo que justificaba la institución monárquica.

101-140RF913255S.jpg
La revolución de los Turbantes Amarillos

La mala situación económica también alimentó el descontento social por todo el Imperio, pues por aquella época se produjo una crisis agraria e inundaciones a lo largo del río amarillo, que forzó a campesinos y militares buscar empleo en el sur. Por si todo eso fuera poco, los campesinos fueron exaccionados con impuestos confiscatorios para poder financiar las numerosas construcciones a lo largo de la ruta de la seda.

De nuevo, el taoísmo resurge una vez más en el Imperio como reacción ante los abusos de poder del Emperador. La corriente taoísta secreta de Zhang Jue (張角) era una de las que más hacían peligrar la legitimidad de la dinastía. Dicha corriente comenzó a enviar discípulos por todo el territorio para ganar el apoyo de seguidores por el norte de China. Este desafío, obligó a la armada imperial a ponerse a la defensiva, ocasionando un largo enfrentamiento de más de 20 años, en el que finalmente la dinastía Han consiguió una victoria pírrica, donde tanto la sociedad civil como la corte imperial estaban destruidas y sin recursos. Aún así, disturbios aislados seguían estallando por todo el territorio imperial.

La revolución de los turbantes amarillos (黄巾之乱) atrajo muchos seguidores y recibió el apoyo desde muchos lugares del Imperio, contando con más de 36 bases, donde cada una contaba entre 10.000 y 6.000 seguidores.

Su lema era el siguiente:

蒼天已死,黃天當立。歲在甲子,天下大吉
Cāngtiān yǐ sǐ, huáng tiān dāng lì. Suì zài jiǎzǐ, tiānxià dàjí

Que podríamos traducir de la siguiente forma:

El firmamento ha perecido, el Cielo Amarillo aparecerá pronto, ¡qué haya este año prosperidad en el Imperio!

La revolución de los turbantes amarillos (黄巾之乱) tomo su nombre del color de las ropas que los rebeldes llevaban en sus cabezas. Dichos rebeldes estaban asociados a sociedades taoístas. Aunque los rebeldes taoístas no pudieron derrotar militarmente a la dinastía Han, lograron debilitarla fuertemente hasta tal punto que la propia dinastía termino implosionando, marcando el inicio del período de los Tres Reinos (三国).

En realidad el término “Tres Reinos” es un mal término para referirse a dicho período, pero que ha terminando siendo aceptado en la historiografía de China. En dicho período, el territorio imperial se dividió en tres, donde cada uno de los soberanos de cada territorio reclamaba la soberanía de todo el Imperio Chino, así como la sucesión de la dinastía Han, pero que en la práctica solo gobernaban su reino particular.

El período de los Tres Reinos es un período muy romantizado, pues existen numerosas novelas, películas y videojuegos de dicho período. El período de los Tres Reinos comprende aproximadamente entre los años 220 y 280, aunque es difícil de establecer el punto de inicio. Además, se caracterizó por ser una de las épocas más sangrientas de la historia. Como se puede observar en la tabla 1, la población pasó de 57 millones de habitantes a 16 millones (una reducción del 72% de la población), reduciéndose incluso más que durante la cruenta dinastía Qin (秦).

Tabla 1: Comparativa de la evolución poblacionald2.PNG

Recordemos que la dinastía Han recuperó el Sistema de la Buena Tierra (并田制度), que ya analizamos en otra entrega, lo que otorgaba mayor poder a la nobleza. La nobleza aprovechó la debilidad de las dinastía Han, para ejercer su poder despóticamente en sus propios territorios. Muchos señores buscaron incrementar su poder militar en tiempos de inestabilidad y el Imperio volvió a dividirse en una serie de poderosos nobles, aunque todos admitían la legitimidad de la dinastía Han.

Como resultado de los numerosos conflictos bélicos y la pérdida de poder de la dinastía Han, el norte del Imperio inició un proceso de anarquía y guerra entre varios sucesores. Cao Cao (曹操) reclutó un ejército en 189, y derrotó varias facciones de los rebeldes de los turbantes amarillos, lo que le dio mayor prestigio, que utilizó para crear un ejército importante. Además, consiguió alistar en sus filas a más de 300,000 rebeldes de los turbantes amarillos. Y aunque el estilo de Cao Cao era de una gran imposición fiscal (en torno al 40%-60% de la producción agrícola), los campesinos aceptaban dichas cargas a cambio de producción militar, bajo dicho período de caos.

Cao Cao es considerado un gobernante brillante y un genio militar, que trataba a sus subordinados como a su familia. A Cao Cao también se le atribuyen habilidades poéticas y de artes marciales, así como artículos escritos en diarios de guerra. En el 216, el emperador Xian Di (獻帝) ascendió a Cao Cao como rey vasallo de las tierras de Wei, situadas en el norte del Imperio.

En torno al año 207, Cao Cao  logró dominar por completo la llanura del norte de China (华北平原), representando la mitad de la población del Imperio y uno de los territorios más importantes del Imperio. Cao Cao murió en el 220 y su hijo Cao Pi (曹丕) le sucedió. En ese mismo año, el último emperador de la dinastía Han abdicó, y Cao Pi ascendió al trono imperial proclamándose como Emperador de Wei. Se crea así el Imperio de Cao Wei (曹魏), en el norte del China, con capital en Luoyang (洛阳市). Dicho imperio tan sólo duró 45 años, hasta el año 265, pues la autoridad de la familia Cao se debilitó rápidamente.

Durante el reinado de Wei, se aplicaron muchas instituciones de la dinastía Han y se establecieron dos cuerpos gubernamentales separados: el Inspectorado Cental (中書監) y el Secretariado Imperial Móvil (行尚書臺), dividiendo el gobierno en dos y consolidando el poder del gobierno central. Cao Pi, pensó que la dinastía Han había colapsado porque los gobernadores de las diferentes provincias tenían demasiado poder, y degrado el poder de los gobernadores a ser meramente inspectores (刺史), eliminándo sus competencias militares. Asimismo, se desarrolló un sistema de 9 rangos para el nombramiento del servicio civil, que fue adoptado por dinastías posteriores, hasta que fue superado por el sistema de examen imperial por la dinastía Sui (隋).

El colapso de la dinastía Han también supuso el colapso de la acuñación de moneda, lo que llevó a que la acuñación pasase a estar controlada por el sector privado, aunque Wei declaró el grano y la ropa de seda como nueva moneda en el 221.

En ese mismo año, en el 221, un año más tarde a la creación del Imperio de Cao Wei, Lui Bei (刘备), un noble militar y familiar lejano del clan imperial de Han, respondió autoproclamándose como Emperador de Han, creando el reino de Shu Han (蜀汉), situado en la región actual de Sichuan (四川) y Chongqing (重庆), que tenía capital en Chengdu (成都). No obstante, dicho reino continuó aceptado la soberanía de Cao Wei (曹魏). La economía del reino de Shu Han era dinámica y se crearon muchos proyectos de irrigación y construcción de carreteras que aún hoy día existen y marcan el inicio de la actividad económica de la zona de Sichuan. Asimismo, promovió el comercio por el sur de China, que por aquel momento estaba controlado por el reino de Wu (孙吴).

Al igual que en el caso de los otros dos reinos, el reino de Sun Wu (孙吴) existía previamente como un reino vasallo, bajo el reino de Cao Wei (曹魏), pero declaró su independencia en el año 222, cuando Sun Quan (孙权) se autoproclamó emperador. El nombre del reino deriva del delta del río Yangtze (长江), una región históricamente conocida como Wu (吴). Al principio del reinado, el emperador redujo los impuestos y alivió a los pobres y liberó a un gran número de sirvientas de palacio. Sin embargo, con el tiempo el emperador Sun Hao (孙皓) fue haciéndose cada vez más cruel, causando mucho odio por la población. También intentó reducir la inflación prohibiendo la acuñación privada y sustituyéndola por una de cobre, pero dicha política fracasó. Actualmente, el dialecto Wu (吴语) es uno de los más hablados en China, que se habla en el territorio que ocupó en dicha época el reino de Wu. El reino de Wu también tenía lazos comerciales con los territorios de Vietnam, Camboya, India y el Oriente Medio.

threekingdoms
Mapa del período de los Tres Reinos

Tabla 2: Vigencia de los Tres Reinosd1

Durante el período de los Tres Reinos la tecnología del transporte mejoró mucho y se crearon nuevos carros que permitían transportar fácilmente las mercancías, como el carro de madera (木牛流马). Económicamente, la división de China en los tres reinos, reflejó una realidad muy duradera. Incluso durante la dinastía Song (宋), China estaba compuesta de tres grandes mercados regionales, explicado por las separaciones geográficas naturales entre los tres territorios. No obstante, dichas divisiones geográficas fueron ensombrecidas, por la existencia del Gran Canal (大运河) que une el norte con el sur o el canal de transporte de las Tres Gargantas (三峡).

Asimismo, los imperios de Sun Wu (孙吴) y Shu Han (蜀汉) tenían una alianza importante y un comercio muy desarrollado entre ambos. Shu exportaba algodón a Wu, al tiempo que el comercio incentivó un desarrollo de la construcción de barcos, la sal y metales industriales. Sin embargo, en el 263 el reino de Shu Han fue conquistado por el reino de Cao Wei, que aprovechó las revueltas interiores que dicho reino tenía. No obstante, en 265, dos años más tarde, Sima Yan (司馬炎) forzó al emperador de Cao Wei abdicar en su favor, estableciendo la dinastía Jin (晉), que tan sólo necesitaba conquistar al reino de Sun Wu para conquistar todo el territorio de China y establecer una nueva dinastía imperial unificada.

La dinastía Jin por tanto en el 279, atacó a las fuerzas de Wu por seis direcciones y finalmente Sun Hao se rindió el 31 de Mayo del 280, marcando el final del período de los Tres Reinos y el inició de la tercera dinastía imperial de China, que Chinacerca analizará en su próxima entrega.

Español, Filosofia

Entrevista en Bailando con Lobos

El pasado viernes 16 de diciembre, los fundadores de Chinacerca, Antonio Vegas y Javier Caramés, acudieron al programa Bailando con Lobos de Libertario para hablar del libertarismo en el pensamiento chino clásico.

En esta entrevista se trataron varios temas entre los que destaca el modelo de gobierno confuciano, la crítica al lenguaje del taoísmo o el ideal de la no-acción (無為). Asimismo, también se aportó una visión libertaria de la historia de la China Antigua y algunas diferencia entre Occidente y Oriente. También se ofreció una comparación entre la filosofía china clásica y la filosofía hayekiana. A lo largo del programa, se realizaron también reflexiones sobre la actualidad española analizadas desde el punto de vista del pensamiento chino clásico.

A continuación, pueden encontrar vídeos-resumen de los momentos más representativos de la entrevista:

Durante la entrevista, los fundadores de Chinacerca tuvieron oportunidad para tratar una gran variedad de temas relacionados con China. Para aquellos interesados en escuchar la entrevista completa, pueden hacerlo viendo el vídeo de abajo. Tengan en cuenta que la entrevista comienza a partir del minuto 12:00.

Por último, Chinacerca quiere agradecerle a Roi Vázquez-Guerra su colaboración con Chinacerca.

Chino (中文), Español

Una boda en Taiwán

Autora: Cecilia Chen

La boda taiwanesa no se parece a la boda occidental, tenemos costumbres muy diferentes. A continuación, mostraremos algunos aspecto culturales básicos que se han de tener en cuenta.

  •  Los novios

Casarse en Taiwán es muy importante. No sólo es un acontecimiento relevante para la pareja sino también para dos familias. Por eso, una boda tradicional taiwanesa debe ser planeada con mucho tiempo y hay que escuchar mucho las opiniones de los padres teniendo en cuenta aspectos como desde dónde se va a realizar, los platos que se van a ofrecer, cómo es la carta de invitación, la vestimenta de los novios o hasta el regalo que se le da a los invitados.

  • Los invitados

En las bodas taiwanesas no se suele llevar regalo (bueno si quieres dar regalos está muy bien) pero no se puede ir a una boda sin preparar un sobre rojo con dinero dentro. La cantidad que se regala depende del grado de cercanía con los novios. Las cantidades van desde un mínimo de 1200NTD hasta una cuantía más grande como 10000NTD o más.

Tal vez te preguntes por qué damos dinero y no regalos. En Taiwán creemos que esto es más práctico para organizar una boda cuyos costes son bastante elevados. Este dinero le resulta a los novios de gran ayuda.

Al preparar un sobre rojo, hay que tener cuidado con los números, porque en chino los números tienen un doble sentido. Siempre hay que evitar el número cuatro puesto que en chino, cuatro se pronuncia como sí y suena muy parecido con a 死 cuyo significado es «muerte». El cuatro no es un número bueno ni para los taiwaneses ni los chinos. Por ejemplo, no hay cuarto piso en los hospitales. A la planta que ocupa esta posición se le llama quinto piso. También se deben evitar cantidades con el número ocho que se asocian con la idea de separarse. En chino 拜拜, «adiós», se parece mucho a bābā 八八. En taiwanés, cuya pronunciación está más cerca del chino que hablaba antiguamente, ocho se pronunciaba de una forma muy semejante a 別 (bié, en chino moderno)que significa «separarse».

  • Expresiones y palabras relativas a las bodas

婚禮 hūnlǐ: Boda

婚紗 hūnshā: Fotos de boda

新娘 xīnniáng: novia

新郎 xīnláng: novio

紅包 hóngbāo: sobre rojo

囍 xǐ: es un sinograma que simboliza la boda.

男方 nánfāng: Comensales de la parte del novio

女方 nǚfāng: Comensales de la parte de la novia

Asimismo, existen númerosas formas de desearle a los novios un matrimonio feliz. A continuación mostraremos algunos ejemplos:

百年好合 bǎinián hǎo hé, 永浴愛河 yǒng yù àihé, 新婚誌喜 xīnhūn zhì xǐ, 宜室宜家 yi shì yijiā, 佳偶天成 jiā’ǒu tiānchéng, 百年琴瑟 bǎinián qínsè, 百年偕老bǎinián xiélǎo, 花好月圓huāhǎoyuèyuán, 福祿鴛鴦 fú lù yuānyāng, 夫唱婦隨fūchàngfùsuí, 珠聯璧合zhūliánbìhé, 天緣巧合 tiān yuán qiǎohé, 美滿良緣 měimǎn liángyuán, 郎才女貌 lángcáinǚmào,良緣夙締Liángyuán sù dì o 花開富貴 huā kāi fùguì.

Español

Hong Kong 2.0

 

Autor: Ignacio M. García-Galán

Con 2017 marcando el 20º aniversario del retorno de Hong Kong a China, es posible que a ojos de los visitantes los cambios parezcan pocos más allá de la construcción de algún que otro nuevo rascacielos que florece en este enmarañado bosque de edificios. Los rascacielos de Hong Kong y sus interminables bloques residenciales conforman la postal más célebre de uno de los principales centros económicos de Asia. Sin embargo, en las estrechas calles que quedan escondidas entre ellos, se puede apreciar un creciente sentimiento de ansiedad.

hong-kong-28442_960_720

Hong Kong está, en realidad, cambiando cada día y, según la mayoría de sus habitantes, no necesariamente a mejor. La ola de miedo a la pérdida de libertades, entre ellas la de expresión, que precedió a la devolución de julio de 1997 no ha desaparecido. De hecho, ha aumentado de manera abrumadora en los últimos años, tras un período de tensa calma seguido de diversos escándalos políticos y de manifestaciones estudiantiles.

Desde el 1 de julio de 1997 un peculiar estatus ha mantenido a este pequeño territorio, de apenas mil kilómetros cuadrados, como una región de administración especial. En base a ella, Hong Kong tiene su propio banco y su propia moneda, un sistema multipartidista con elecciones abiertas, sus propias fuerzas de policía e incluso su propio comité olímpico, gracias al cual Hong Kong puede competir en cualquier disciplina y evento como si de un estado independiente de China se tratase. En manos de Pekín apenas quedan la defensa militar del territorio, el control de su espacio aéreo y el cobro de algún impuesto. A pesar de todo, la bandera roja, con sus cuatro estrellas doradas, se alza a la entrada de todos los edificios oficiales, siempre al lado de la hongkonguesa, roja también y decorada con una flor de bauhinia blanca. En teoría, el sistema actual debe mantenerse vigente durante cincuenta años, pero a medida que el tiempo pasa, los honkongueses no pueden evitar preguntarse qué será de su ciudad en 2047.

Es posible que los niveles de crecimiento del Puerto Fragrante, que es lo que Hong Kong significa en cantonés, puedan despertar la envidia del mundo entero. No obstante, a medida que la excolonia británica se ha convertido en un símbolo de la Nueva China también se ha vuelto más dependiente de esta, y aunque sea el paradigma del célebre dogma “Un país, dos sistemas”, es innegable que el brazo de Pekín es cada vez más largo y la influencia de sus líderes cada vez mayor. Los hongkongueses perciben, más allá del bienestar económico, un peligroso cambio en sus valores sociales y en sus sistemas legales.

Durante más de un siglo su población creció con la llegada de inmigrantes de la China continental prestos a servir de mano de obra. A día de hoy, por el contrario, los nuevos inmigrantes chinos en Hong Kong suelen ser nuevos ricos y grupos de inversión. Los mainlanders (chinos continentales) se han convertido en una suerte de casta propia, en un grupo creciente y con gran influencia. Con el despegue de la República Popular, una agresiva campaña se ha puesto en marcha para convertir a los ciudadanos de Hong Kong en ciudadanos modelo de la nación, empezando por la implantación del chino mandarín, idioma oficial del país pero que era una lengua hablada por apenas uno de cada tres hongkongueses antes de 1997. Para incrementar el nivel de paranoia, entre 2012 y 2016 casi la mitad de los bebés nacidos en la ciudad fueron de padres mainlanders y, desde 2007, un 38% de los matrimonios tuvieron a un hongkongués por marido y a una mainlander por esposa. Muchos creen que las semillas de la absorción ya están empezando a germinar.

Irónicamente, la democracia llegó muy tarde a Hong Kong. Tras 145 años de dominio colonial, los británicos finalmente decidieron implantar un sistema de elecciones y partidos en 1984. El objetivo de la medida, más allá de desarrollar a la sociedad y de estimular su participación directa en los asuntos de la villa, fue poner una bomba de relojería en el vientre de China, teniendo también en mente la posibilidad de retrasar la fecha de devolución. Londres intentó aplazar su salida hasta en tres ocasiones diferentes, la última de ellas en 1989 utilizando los incidentes de Tian An Men como pretexto.

Si bien casi ningún joven mainlander ha oído hablar de lo que sucedió en Tian An Men en junio de 1989, este episodio marcó a tres generaciones de hongkongueses, que a menudo lo usan como ejemplo ilustrativo de lo que la creciente influencia china les podría traer. Y es que, durante décadas, Hong Kong fue también un refugio para numerosos disidentes del régimen y exiliados varios, y continuó siéndolo incluso después de 1997. Hong Kong es la única ciudad china en la que se celebran manifestaciones libres en pro de los Derechos Humanos, la democracia o incluso en favor de la independencia del Tíbet. Siempre se han llevado a cabo sin miedo y sin presiones, al menos hasta que hace un lustro la situación comenzó a cambiar. Los gobernantes de la ciudad se han vuelto cada vez menos tolerantes con según qué manifestaciones o protestas y muchos jóvenes en Hong Kong acusan abiertamente a la policía y a la actual administración de ser vasallos del Partido Comunista Chino. Ya se han dado las primeras detenciones de manifestantes y de líderes estudiantiles y, como se pudo ver en la reciente Revolución de los Paraguas, la policía antidisturbios ha salido a la calle por primera vez en años y no precisamente a repartir caramelos. Los manifestantes denuncian una actitud más agresiva de la policía hacia ellos, achacando esto a una cuestión innegable: que Hong Kong se ha convertido en el centro comercial y de recreo favorito de los chinos ricos y que no resulta conveniente amargarles la fiesta.

Es probable que este episodio no sea más que una continuación del carácter dual de Hong Kong. Guarida de piratas y de contrabandistas, pasó a ser una posesión de Su Graciosa Majestad en la que los límites entre lo legal y lo ilegal no siempre estaban definidos, dando a luz a una ciudad de gángsters, banqueros y héroes, retratada hasta la extenuación en un sinfín de películas con su propio elenco de estrellas locales. Sin embargo, esta época dorada de crimen organizado tuvo su culmen entre 1960 y 1980, curiosamente en el mismo momento en el que los movimientos izquierdistas y los grupos pekinófobos estaban también su máximo apogeo. Lo gracioso es que incluso las mafias se han visto afectadas por el retorno, habiendo trasladado la práctica totalidad de sus operaciones al continente, que ofrece un mercado mucho mayor y más barato, con más rutas de huida y posibles escondites que el pequeño Hong Kong. En esencia, Pekín espera que la ciudad siga siendo lo que es ahora, una fábrica de hacer dinero, al menos por el momento. Pero está claro que, a medida que el crecimiento de otras grandes urbes chinas de la zona sigue adelante inexorable, crecen también las posibilidades de que Pekín acabe absorbiendo Hong Kong y convirtiéndola en una ciudad costera más. Al fin y al cabo, poco tienen que envidiar ya Guangzhou o Shenzhen a su vecina.

A medida que la noche cae sobre la ciudad, las luces de neón iluminan los inmensos edificios que se asoman a la Bahía Victoria. Los inagotables ríos de gente, los característicos taxis rojos y el olor de los puestos callejeros de comida lo inundan todo. Cientos de barcos, grandes y pequeños, cruzan de la península a la isla dándole al espectáculo un toque de mayor colorido y vitalidad aún. Esta ciudad es un lugar singular, uno de esos rincones únicos en el mundo que van más allá de los cruces de culturas, estilos y mentalidades. Hong Kong siempre ha sido asociada con la palabra libertad en las mentes de sus habitantes. Mas, ¿qué significa esa idea de libertad para ellos?

Por su parte, a los mainlanders no les cabe duda de que su sistema es el mejor y, a ojos suyos, los hongkongers no son más que unos demagogos contaminados por patrañas y propaganda extranjeros. Razones no les faltan para creer ambas cosas. El milagro económico de China es hasta ahora incuestionable. La mejora en su calidad de vida e infraestructuras asombran al planeta y para los nuevos inquilinos de la ciudad el pasaporte hongkongués y su sistema educativo son sublimes.

Los hongkongueses creen en el carácter único de su espíritu y su personalidad, pensando que tal vez sea una puerta para un cambio en el Gigante Asiático. Sin embargo, muchos cuestionan si un solo Hong Kong será suficiente para lograr tamaña hazaña o si, más bien, será China la que acabe cambiando Hong Kong para siempre.

Español

Taiwán a través de Youtube (I)

Autora: Cecilia Chen

Soy Cecilia Chen de Taiwán. Aprendí español en la universidad en Taiwán. En mi tercer curso (2010-2011) fui a Pamplona  como estudiante de intercambio. ¡Fue allí donde me enamoré del idioma español! Bueno, no sólo fue del idioma, sino también del estilo de vida en España.

Disfruté muchísimo la vida en España, encontré muchas diferencias de cultura muy interesantes. Por ejemplo: desde las costumbres, pensamientos, puntos de vista de la vida, hasta la comida o la moda. Claro, a veces también encontré cosas que me impactaron mucho.

Me acuerdo de que el primer día cuando llegué a Pamplona. Tenía mucha hambre, eran las 12 de la mañana y salí a la calle para buscar un restaurante de paella. Tenía mucha ilusión de probar la comida española más conocida en Taiwán. Entré a un restaurante y el camarero me preguntó qué quería. Yo le dije: «quiero una paella, por favor». Me miró con una mirada como si en su interior estuviese diciendo: «¿qué te pasa?»  Acto seguido, este camarero me dijo: «Señorita, no tenemos paella hasta la hora de comer.» Yo pensé para mí: « ¿Cómo? Si ahora son las 12. Es la hora de comer ¿no?». El camarero dijo: «Empezamos a las dos».

En Taiwán a las 12 todo el mundo sale a comer, nadie come a las 2, si comen a las 2 se habla de merienda.

Mi compañera de piso era española. Ella cenaba a las ocho o nueve de la noche. Esto me sorprendió muchísimo porque en mi país tenemos cena a las seis.

En España me encontré con muchas cosas así de interesantes.

En 2011 volví a Taiwán para terminar el último curso de mi carrera universitaria. Aunque ya había vuelto a Taiwán. Mi corazón se quedó en España, donde no dejaba de buscar oportunidades para practicar mi español!

Como era muy tímida (bueno, incluso ahora todavía me pongo nerviosa fácilmente) no sabía cómo podía practicar mi español de vuelta en casa. Así que me surgió la idea de grabarme a mi misma hablando español y luego verlo para escuchar mi pronunciación, no sabía dónde guardar el vídeo entonces lo subí a mi canal de YouTube sin pensarlo y sin saber que existía la opción de hacerlo privado.

Un día, recibí una notificación de YouTube, era un comentario de uno de mis vídeo que ya había olvidado! En el comentario decía: “hablas muy bien! Sigue así! Mucho ánimo!” Me sorprendió muchísimo que hubiese gente viendo mi video! Luego, me llegaban un comentario, dos comentarios.hasta que no me daba tiempo para responderle a todos! No podía creer de que había tanta gente interesada en mi canal!

Entonces decidí a dedicarle más tiempo a este canal. Pensé que era una buena idea  presentar mi vida en Taiwán y mi cultura para los hispanohablantes puesto que sé que hay mucha diferencia entre nosotros. Mi canal tiene temas muy diversos: enseño el estilo de vida aquí, las costumbres ,el pensamiento de la gente. También en una unidad especial ´´Pregunta para hoy´´ invito a los amigos hispanohablantes que viven en Taiwán para compartir sus experiencias de aquí.

También cree una página de Facebook: Hispanohablante en Taiwán. Ahí comparto mi vida en Taiwán, es casi como un diario mío, mi idea es presentar cutural taiwanesa a la gente a través de una manera natural.

Me encanta lo que estoy haciendo, cada vez hay más gente le interesa de Taiwán, a través de mis vídeos hay más gente conoce sobre mi cultural.

Con mi página y canal, conozco mucha gente nueva, muchos de ellos me avisan cuando viajen por Taiwán! Intento ayudar a ellos con todo lo que puedo ofrecer cuando estén aquí.

El objetivo principal de mi canal de YouTube y mi página de Facebook es ayudar a los hispanohablantes que quieran venir a Taiwán para estudiar, trabajar o viajar a adaptarse y conocer mejor la vida y la cultura de Taiwán a. Espero poder compartir las mejores cosas de Taiwán a través de estas dos redes sociales.

Español

¿Cómo valoran los chinos a Fidel Castro?

Autor: William Wang

El ex presidente de Cuba, Fidel Castro, murió hace dos semanas a la edad de 90 años. Recientemente volví a ver las noticias de la televisión para observar cómo los medios y ciudadanos occidentales valoran a Fidel Castro después de su muerte el 25 de noviembre y también cómo los medios y los ciudadanos chinos ven a una figura tan controvertida como Fidel, considerando lo que había hecho tanto para Cuba como para el mundo en el último medio siglo.

fidel-castro

Desde mi punto de vista, los comentarios de China son en cierto grado diferentes de los del mundo occidental. Puesto que el Estado controla casi todos los medios de comunicación en China y su ideología es muy similar a la de la dictadura de partido único cubana, lo que se puede encontrar es que se elogia a Fidel Castro con afirmaciones como que “el camarada Fidel Castro es el fundador Del Partido Comunista de Cuba y de la causa socialista cubana“,”el gran líder del pueblo cubano“,”una gran persona en nuestra época” etc. Estos elogios son repetidos por todos los medios de comunicación chinos que reportan noticias internacionales.

No hay nada nuevo en esas alabanzas. El gobierno de China y los medios estatales los han repetido en las últimas décadas. ¿Es posible encontrar una voz diferente entre los medios de comunicación y la gente común?

Si los periódicos quieren criticar a Fidel Castro, ¿es posible? Bueno, pueden hacerlo pero de manera indirecta. De lo contrario,  el Estado los castigaría por romper las reglas de censura de los medios. En este caso, es difícil encontrar medios en China que critiquen directamente a Fidel Castro como “dictador” o “asesino”, que no ofrecía al pueblo cubano la democracia de estilo occidental, la economía de mercado y mataba a individuos que tenían opiniones opuestas en su contra . Si los medios de comunicación de China quieren criticar a Fidel, lo único que pueden hacer es ofrecer las críticas que los medios de comunicación ya han realizado.

Pero esas son las opiniones de la prensa. ¿Qué piensa el pueblo chino sobre Fidel Castro? ¿Podemos encontrar la opinión de la gente sobre Fidel detrás de los comentarios de los medios de comunicación?

Sí, podemos. Hay comentarios positivos y negativos sobre Fidel Castro. Aquí no voy a ofrecer mis opiniones sobre las políticas de Fidel Castro. Sin embargo, es muy difícil distinguir si la mayoría de las valoraciones positivas que tuvo Fidel Castro en las noticias son de la gente o no puesto que el gobierno de China contrata a individuos para hacer falsos comentarios sobre la bondad del comunismo, los líderes comunistas internacionales y ordenan a los medios de comunicación que eliminen cualquier comentario negativo sobre el comunismo que amenace su posición. Lo mejor es ver los comentarios negativos que quedan y no se eliminan en los medios en línea, a través de los cuales podemos probar si hay personas que tienen diferentes opiniones en contra de la propaganda estatal.

Aunque hay censura de los medios de comunicación, todavía podemos encontrar algunas críticas sobre Fidel en algunos medios de comunicación. Un ejemplo es el 163.com, en el que hay muchos defensores del libre mercado y editores de mente abierta trabajando que realizan algunas críticas suaves sobre las políticas económicas del gobierno y dictaduras como  la de Kim Jong-un y la de Fidel Castro.

En primer lugar, vamos a revisar rápidamente lo que las noticias dijeron. Aquí está el título del informe: “Fidel Castro, del ‘revolucionario’ a la ‘dictadura’ “. Esta noticia reportó la muerte de Fidel y revisó su vida de 90 años como revolucionario para Cuba. No hay demasiadas criticas en este artículo, exceptuando valoraciones negativas del sistema de planificación central en Cuba que trajo pobreza al pueblo cubano.

Por causa de la ley escrita o las reglas latentes establecidas por la autoridad de China, sería más seguro que 163.com sólo criticase el sistema de planificación central y citó la opinión de los medios occidentales sobre la “dictadura de Fidel”. En primer lugar, porque el gobierno de China también admitió el fracaso del sistema de planificación central según la historia anterior. En segundo lugar, porque si 163.com criticase que la crisis económica y de los derechos humanos se debe al comunismo y al totalitarismo, sobrepasaría completamente las líneas rojas del régimen comunista y los editores y periodistas posiblemente perderían sus trabajos o serían multados. Además, si criticasen cualquier cosa sobre el Partido Comunista de China, podrían ser encarcelados.

1

2

3

4

A continuación haremos, un análisis de los comentarios vistos más arriba. Algunos  argumentaron que el poder corrompió a Fidel Castro. Un usuario de medios en línea dijo, “el poder corrompería incluso a una persona que tiene su idea” (再有理想的人,权力也会令人腐败). Otra dijo: “Las personas que son como Fidel Castro se preocupan por el poder, lo cual no tiene nada que ver con otras cosas”. (再有理想的人,权力也会令人腐败)

Otro comentario dijo que Fidel Castro tomó la decisión necesaria para cambiar las políticas de Cuba en una nueva forma. Él o ella dijo, “Fidel Castro ha comprometido en su política, el mundo ha cambiado mucho, el sistema del gobierno cubano no podía ser rígido e inalterado”. (最后还是妥协了,世界形式不一样了,政策也不能一根筋).

Además, otro usuario en línea juzgó que Fidel no es una buena persona por su apariencia, “Su vestimenta militar demuestra que no es un buen tipo”. (这身装扮一看就不是好人)

También encontré una interesante conversación entre dos usuarios en línea por debajo de otro reportaje sobre Fidel Castro. A dijo “R.P. Fidel, el buen amigo del pueblo chino”. Entonces B refutó “Fidel no es mi amigo, no me representa”. (A:中国人民的好朋友,走好。B:不是我的朋友,别代表我。)

En un artículo comentando sobre Fidel en el blog de 163.com, la crítica es mucho más fuerte que las anteriores.

Aquí están los comentarios.

“Las personas que están de luto por él son las aves de una pluma como Fidel Castro”. “Fidel es el viejo amigo del pueblo chino (en realidad, el viejo amigo del Partido Comunista de China, no el pueblo chino) […] Sugiero que traslademos su cuerpo a China, poniéndolo a él en el cuerpo de Mao Zedong junto, entonces dejó la amistad revolucionaria inmortal! “(中国人民(其实是裆)的老朋友……建议我们官方把老卡同志的尸体运到中国,与我们的另一伟大的尸体并骨,让革命友谊万世流芳!) “La muerte de la dictadura es el bienestar de la gente del mundo.” (独裁者的灭亡,是世界民众的福祉!)

56

Debido a la censura de los medios de comunicación, es muy difícil encontrar críticas más duras a Fidel Castro. Es lógico que algunos chinos utilicen esta oportunidad para criticar este sistema comunista similar al que el pueblo chino sufrió durante la época de Mao. Por desgracia, esos comentarios desaparecieron. Lo más probable es que la censura de los medios los haya eliminado.

Sin embargo, incluso en esta situación en la que es muy difícil conocer la opinión auténtica del pueblo chino sobre Fidel Castro, se puede concluir que hay gente que critica la dictadura que Fidel Castro trajo al pueblo cubano. Entonces surge otra pregunta, ¿dónde están los comentarios negativos sobre la política económica de Fidel? Además de 163.com, hemos buscado varios sitios web de los principales medios de comunicación de China, como xinhua.com, huanqiu.com, fenghuang.com, pero todavía no hemos encontrado nada al respecto.

Por lo tanto, todavía es muy difícil hacer un cuadro general de los comentarios del pueblo chino sobre Fidel Castro. Como China es un país vasto y diverso en la economía, la cultura y la educación, sería mejor hablar con diferentes individuos chinos para obtener más comentarios.