Sin categoría

Neuroeconomics: How the brain makes decisions?

From the point of view of Taoism, there is a strong relationship between Taoist libertarian principles and the new fields of Neuroeconomics, which may support important ideas previously put forward by Austrian economists.

In this article, we are going to analyze the main contributions of Neuroeconomics to our understanding of how the brain makes decisions. Secondly, we are going to assess these contributions from the point of view of libertarian political Taoism. Finally, we are going to discuss the possible relationships between Neuroeconomics and Economics (especially with Austrian School of Economics).

  1. Contributions of Neuroeconomics

By definition, Neuroeconomics is not the same as Behavioral Economics, even though both are closely related. Behavioral economics study effects of psychological, social, cognitive and emotional factors on the economic decisions of individuals and the consequences for market prices[1]. Meanwhile, Neuroeconomics is an interdisciplinary field that seeks to explain human decision making, the ability to process multiple alternatives and to follow a course of action. It studies how economic behavior can shape our understanding of the brain, and how neuroscientific discoveries can constrain and guide models of economics[2].

As you may notice, Neuroeconomics is an interdisciplinary field, that derives from neuroscience, economics and psychology. Neuroeconomics is less focus on psychology than behavioral economics. The purpose of neuroeconomics is to understand how brain makes decisions, which brain areas are activated (receive more blood flow) when individuals makes certain decisions, how these areas are related one another, how neurons transmit information and when people finally make a choice or not[3].

Obviously, Economics is also concerned about human choices, as the subject of study is the human being. Even Ludwig von Mises called its own theory praxeology, a study of human behavior. In the same regard, Psychology share the subject of study: the human being. Neuroeconomics analyze the functioning of human brain to draw conclusions on human behavior.

For example, the ultimatum game. Neuroscientists conducted an experiment, with two participants. The first will receive an amount of money and he will decide how to share the money with the other player. He can decide whatever he wants. The second player will receive the sum decided by the first player, and he will decide to accept it or not. If the second player reject it, none player will be paid. It turned out in the experiment, that most of the unfair deals were rejected and even though the second player would be better-off he would reject his little money, considering the unfairness of the game. Moreover, the brain scanners confirmed the correlation between rejection and the brain regions related with unfairness[4].

In addition, as knowledge improve, and society develops, new interdisciplinary fields spring up[5]. An interdisciplinary field is nothing that a specialization in the knowledge that share two or more fields of study. It is important for society that those interdisciplinary fields can be developed, because otherwise these relationships (which exist) will not be analyze by experts with comparative advantage in these areas.

The main contributions of Neuroeconomics are to provide a solid scientific background to psychologists and economist to understand how brain works when deciding. For example, perceived costs are in the amygdala region. Animals with no amygdala would show a riskier behavior. On the other hand, perceived benefits are associated with nucleus accumbens. The decision will be made according to the differences between perceived benefits and costs, located in those brain areas, that would be different for each human being.

The understanding of human brain is improving and any economics or psychologist who do not include these ground-braking improvements in its own analysis will be out-of-date, as other specialist may better understand how human beings behave, which is, how the brain makes decisions.

It goes without saying that Neuroeconomics is new discipline, with few experts and building its own language and programs, even though it is evolving quite rapidly and offering quite inspiring and promising contributions.

  1. Neuroeconomics and Taoism

A very long time ago, some Chinese thinkers already discovered the basic patters of human behavior. We are going to analyze these patterns.

 

道之尊,德之貴,夫莫之命常自然。

This Dao and De veneration does not come from any instruction but from the spontaneity

Tao De Ching, Chapter 51

 

善數不用籌策

A good plan has neither calculations or strategies.

Tao De Ching, Chapter 37

 

These sentences, which appears in the Tao De Ching, shows the superiority of spontaneity over instruction, as spontaneity is based on consent and not in violence. According to Taoism, things based on consent are superior to things underpinned by violence, which are unstable. The same findings are achieved by Austrian Economist, who believe in a society base on individual freedom and contracts rather than on the monopolistic use of violence (State). Interestingly, the same findings can be found in Neuroeconomics, when analyzing the brain activity when deciding based on consent and when deciding based on violence. As the behavioral economist Daniel Kahneman pointed out[6], praising somebody how made a good job is more useful than blaming somebody how committed a mistake.

 

道常無為而無不為

Dao is always non-action, and there is nothing that it does not do.

Tao De Ching, Chapter 37

 

Again, for Taoist thinkers, Dao is based on the limit to the reason, as reason may be identified with the overuse of action. In this sense, Taoism is against the control of reason over senses, which is action. On the other hand, action is when reason control everything and senses are suppressed. In this sentence, Taoism is against rationalism. In the same way, Neuroeconomics discovered that brain could be divided in two systems: system 1 and system 2. The first is the spontaneous system (emotions, fast decisions, etc.), while the second is more rigid, slow and rational (computations, math, reason, etc.). It turned out that the spontaneous system can process significantly more information in a significantly less amount of time, which is in line with the Taoist principles.

 

人之生也柔弱,其死也堅強。萬物草木之生也柔脆,其死也枯槁。故堅強者死之徒,柔弱者生之徒。是以兵強則不勝,木強則共。強大處下,柔弱處上。

When man is alive is soft and mild, when die it becomes rigid and hard. Living plants are also tender, when die they become dried and withered. Rigid and hard is what follows to death, soft and mild is what follows live. Therefore, an army without flexibility never wins a battle. The hard and strong will fall, the soft and weak will overcome.

Tao De Ching, Chapter 76

 

Here, Tao is also highlighting the role of spontaneity and flexibility, above violence and rigidity. Tao is spontaneous and flexible and can achieve anything. In this part, we can also identify a connection with recent discoveries about how the brain works. Human beings when they are young have a more plastic brain, which allows then to easily adapt to any circumstance and learn more easily. As human beings grow up, the brain will lose its plasticity. Flexibility and adaptation are closely related with live and youth, both in Neuroscience and in Taoism.

 

五色令人目盲;五音令人耳聾;五味令人口爽;馳騁田獵,令人心發狂;難得之貨,令人行妨。是以聖人為腹不為目,故去彼取此。

The five colours blind the eye. The five tones deafen the ear. The five flavours dull the taste. Racing and hunting madden the mind. Precious things lead one astray. Therefore the sage is guided by what he feels and not by what he sees. He lets go of that and chooses this.

Tao De Ching, Chapter 12

In this part, Taoism is defending the superiority of simplicity. Complexity and abundancy can distract human beings from the main purpose. Moreover, in it says: the sage is guided by what he feels. Again, here there is a strong connection with the recent findings of both Neuroeconomics and Behavioral Economics. It turns out that system 2 (the rational part, mainly the prefrontal cortex) can only deal with a certain number of items or ideas at the same time (5-6 at most). For example, it is impossible driving, studying and solving a math problem at the same time. The rational part is limited and slow and it is unable to deal with much information. Therefore, simplicity and the use of the spontaneous system (system 1, bases on emotions and feeling) is what Taoism suggests overcoming the blockage of the reason when it deals with information.

Even more interesting, this part is also related with the Theorem of Impossibility of Socialism, created by Austrian School of Economics, which says that it is impossible to deal with the significant amount of information necessary to rule a country as the information is impossible to process by a single human being. Even more, the information is subjective and impossible to transmit, which is also related with other discovery of Neuroscience.

  1. Neuroeconomics and Economics

Recently, the Nobel Prize in Economics was given to the behavioral economist Richard Thaler, which generated controversy among Austrian Economists and Neoclassical Economists. This fact arose some argument in favor to traditional Economics and against traditional economics. In this part, we will analyze these facts in a separated way.

  • Argument 1: Neuroeconomics and Behavioral Economics are trying to put together things that are from two different fields of expertise.

Answer: Reality is enormous and complex, and the division of sciences is artificially made by human beings to better understand the world, which is chaotic and ever-changing. Philosophy evolved and appeared science which was a specialization in an area of knowledge, which brought incredible results in terms of evolution in the knowledge. However, as specialization keeps on going, many new fields will spring up, including fields specialized in the interconnection between pre-existing fields (for example, neuroscience and economics). The division of sciences is not given, but it is dynamic and it will change as circumstances make it appropriate.

  • Argument 2: Neuroeconomics and Behavioral Economics are not revolutionary.

Answer: This argument was used many times recently by different Austrian Economist, including Peter Klein[7]. They argue that Neoclassical Economics failed since the beginning and that Austrian Economics already highlighted that long time ago. Both schools are right at criticizing Neoclassical Economics assumptions as unrealistic, however, Neuroscience provide the evidence from the point of view of how brain works, while Austrian School of Economics provide the evidence from the point of view of logic, argument and theory, that fit in with the discoveries of Neuroeconomics. Both Schools are in the same direction.

Peter Klein has several articles in the matter and he is arguing against Behavioral Economics (not against Neuroeconomics), and in a very superficial way. He says that some principles of Behavioral Economics are not new, but he does not say whether they are wrong or not. Moreover, disciplines are built upon previous discoveries and scientist does not start from the scratch. Even more, if the findings of these new disciplines are in the right direction, what is the matter of criticizing them? I think the only legitim critique within science is demonstrating why something is wrong. The rest is opinion and philosophy.

  • Argument 3: There is no distinction between subjectivism and psychology.

Answer: Again, this is not a legitim scientific critique. Where is the demonstration that something is wrong? In fact, subjectivism and psychology are closely related and they are going in the same direction, which is a sign that both fields have points in common and reinforce each other. A paper called Austrian Economics Meets Behavioral Economics: The Problem of Rationality by Mario J. Rizzo, argues exactly that, but it did not deep into the details of why Behavioral Economics is concluding something that it is not true. Since the positivistic point of view of science (what something really is), there is not refutation at all. Even more, like Peter Klein, it does not mention the recent discoveries not Neuroscience, its techniques, etc. It seems that they are defending Austrian Economics rather than arguing from an objective point of view.

  • Argument 4: The conclusion of behavioral economists like Thaler suggests that State should rule society using paternalism.

In another article from the same source (Mises Institute)[8], it is argued that Thaler’s books suggest that “libertarian paternalism” recommends State to rule society. Again, this is a normative point of view, how society should be. From a positivistic point of view, there is no refutation, again.  Even though libertarian paternalism is a contradiction (because human beings are all biased, including those who rule society). On the other hand, a researcher could publish many articles and some of them would be brilliant, some would be awful, etc. We cannot judge the theories based on the researcher, but the theories in its own. Some publications of Thaler would be brilliant, while other not.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. References

 

  • Dao De Ching
  • Thinking, Fast and Slow. Daniel Kahneman.
  • Introduction to Neuroeconomics, Vasily Klucharev
  • Does Behavioral Economics Offer Anything New and True? Peter Klein
  • Thaler Wins Nobel Peter Klein
  • Libertarian paternalism David Gordon
  • Austrian Economics Meets Behavioral Economics: The Problem of Rationality by Mario J. Rizzo

[1] https://en.wikipedia.org/wiki/Behavioral_economics

[2] https://en.wikipedia.org/wiki/Neuroeconomics

[3] https://www.coursera.org/learn/neuroeconomics

[4] https://en.wikipedia.org/wiki/Ultimatum_game

[5] For example, biotechnology is an interdisciplinary field whose purpose is to use biological knowledge and technical knowledge to improve the recent developments in those fields. Cheminformatics would be another example.

[6] Thinking, Fast and Slow. Daniel Kahneman.

[7] https://organizationsandmarkets.com/2010/05/21/does-behavioral-economics-offer-anything-new-and-true/

[8] https://mises.org/library/libertarian-paternalism

 

Sin categoría

Lucha de libertades

Mirado en retrospectiva, siempre mantuve un espíritu muy liberal desde bien pequeño, sin nunca haber sido consciente de ello. Tal vez -me pregunto- ese espíritu sea algo consustancial al ser humano. Rehúso las imposiciones u obligaciones, apenas he admitido el carácter obligatorio de la vida. Por el contrario, me resulta agradable agradar a los demás, ayudar voluntariamente a mi familia, amigos y cualquiera que se mostrase agradecido.

Creo que dicho espíritu podría resumirse en pocas palabras: siempre me ha gustado sentirme gobernado por mí mismo, tomando mis propias decisiones y dependiendo lo menos posible de otras personas o circunstancias. Parecerá un ejemplo muy bizarro, pero creo que resume perfectamente dicho espíritu que me posee: a veces, siempre he preferido ir caminando a los lugares que tomar un trasporte (autobús o metro), pues si caminaba yo era el que decidía el camino a recorrer y si me pasaba algo durante el camino yo era el responsable, entre otras muchas razones que me hacían sentir mucho más libre.

Nótese que he empezado hablando de “sentimiento”, pues puede que la libertad no sea algo medible, objetivable, comparable o incluso interpretable. Es posible además que todo ello sea una ficción. Como ejemplificó Einstein hablando del determinismo: “si le preguntásemos a la Luna porque está girando alrededor de la Tierra, te contestaría que es porque quiere”. Lo cierto es que hay ciertas circunstancias que me hacen sentir más libre que en otras, independientemente de que esa libertad sea real o no.

No fue hasta el año 2010 cuando empecé a percatarme lo que podía significar la libertad y ese espíritu. Y recalco: empecé a percatarme. Porque me percaté en aquel momento de una parte muy reducida del significado de libertad: la libertad relativa a la política. Esto significaba que una sociedad libre no debía estar controlada por ningún órgano central, ni que las personas debían acatar órdenes arbitrarias de otras personas que se situaban en una situación de “superioridad”. Por su puesto que la existencia de cualquier autoridad política arbitraria me parecía realmente inmoral además de que tenía nefastas repercusiones para la vida material y espiritual de las personas.

Al mismo tiempo, era consciente de que la anarquía tenía muchas dificultades de aplicación práctica. Baste un solo hecho: en su totalidad, todavía no ha sido puesta en práctica con éxito claro y todo sistema político requiere demostración empírica previa antes de juzgar su funcionamiento. Además, la libertad consiste en no imponer nada, incluyendo tus ideas liberales por lo que tampoco me sentía cómodo imaginando una sociedad que se ajustase a mis necesidades.

En este momento, empecé a no ver muy clara la cuestión y empecé a observar multitud de contradicciones, matices, problemas muy pequeños, entre otros. La gente que vive en países con menos leyes, impuestos y controles, suele vivir mejor: los índices de renta per cápita, de desarrollo humano y de felicidad son mayores. ¿Pero da eso derecho a elegir ese sistema para los demás, cuando ellos no lo han elegido? Empecé a observar que la libertad tenía mucha más relación con la convivencia de lo que creí en un primer momento.

Es bastante probable que la sensación tan agradable que para mí supone el verme gobernado por mí mismo, no sea compartida por otras personas y entonces debo ser yo el que debo tolerar los otros espíritus vitales que puedan existir: la existencia de individuos que les aterre la idea de gobernarse por sí mismos, por ejemplo. Es cuando empecé a ver la cuestión desde otro prisma, un prisma parecido al de una ética formal: la idea fundamental es respetar a otros, la tolerancia y la no agresión a otras personas. El contenido o la ideología es irrelevante; lo relevante es el respeto a otros. Es ahí cuando entra en juego la convivencia: una buena convivencia es sinónimo de un buen respeto, de aceptación de otras ideas y de permitir cualquier acción, siempre que ella no acarré un daño no aceptado por un tercero.

Un poco más tarde, y gracias a que tomé contacto con la civilización China y más concretamente con el taoísmo, comprendí que todo ello estaba altamente relacionado con la naturaleza y el universo. A mayor espontaneidad, mayor felicidad y libertad. Felicidad, libertad y espontaneidad están muy unidos. El taoísmo no gusta de las palabras, explicaciones o teorías: eso son imaginaciones de la razón y no forma parte de la forma de funcionar del universo. Es el racionalismo el que sería el enemigo principal de la convivencia, de la tolerancia, de la libertad, de la espontaneidad y de la felicidad.

Abandoné mi gusto por la filosofía racionalista y empecé a abrazar a Nietzsche y a filósofos orientales. Me di cuenta de que el racionalismo presenta un problema enorme: pretende entender todo lo que existe, pretende desentrañar las cuestiones del universo mediante el uso de la lógica, del córtex prefrontal. Aquello que no entre por dicho filtro, será dejado al margen o se rehusará. Ahora bien, ¿cuál es la razón de todo lo que existe? ¿Las cosas tienen lógica? ¿La lógica es la misma para todas las mentes pensantes o es diferente para cada individuo? ¿La razón es inmutable o varía con el tiempo y con la geografía?

La razón empezó a parecerme una forma de imposición. Pareciera que todo aquello que no fuese comprendido por una mente concreta, no debía ser aprobado, tolerado o aceptado. De esta forma la vida sería muy pobre: solo sería aceptado aquello que fuese entendido por la razón.

Sin embargo, puede que la razón se limite sólo al ser humano, una especie entre otras muchas de las que pueden existir en el universo y una especie que ocupa un porcentaje reducidísimo del espacio existente en el universo, y que ha surgido hace muy muy poco tiempo en la larga historia del cosmos. Pero no sólo eso: el córtex prefrontal procesa un porcentaje muy reducido de toda la información, las emociones y el cerebro reptiliano controlan mucha más información y son responsables de la mayoría de las decisiones importantes de nuestra vida. Además, y por si todo ello fuera poco, contamos con los sentidos. ¿Es posible entender el amor leyendo un tratado sobre el mismo? ¿Cuánto tiempo llevaría? ¿Es posible entenderlo enamorándose? ¿A caso hay que entenderlo o sentirlo?

Es cuanto empecé a concluir, gracias a muchas charlas con amigos, lecturas, reflexiones, viajes y experiencias, que esta cuestión de la libertad era algo muy complejo y no sólo limitado al terreno de la política. Efectivamente, la libertad tiene gran relación con la tolerancia y la convivencia, así como el desuso de la razón. ¿Por qué impedir algo que parece ilógico? La ilógica forma parte del universo.

Por tanto, según mi forma de verlo actual, la libertad parece tener dos dimensiones: la dimensión interna y la dimensión externa. La dimensión interna tiene que ver con la comunicación dentro del propio individuo, la forma en la que el individuo se gobierna. Esta dimensión es la más importante: uno puede conseguir ser muy libre si sabe gestionar su vida para ese objetivo. Es posible ocultar información interna a otras personas para que estas no se percaten y no puedan prohibirlo o tengan a su disposición la posibilidad de no tolerarlo. Es posible realizar un consumo de estupefacientes en la tranquilidad de un domicilio aislado, pero también es posible realizarlo en la plaza pública y proclamándolo a los cuatro vientos. En el segundo caso, el propio individuo estaría reduciendo la esfera de su libertad.

La dimensión externa -la menos importante- tendría a su vez dos composiciones: la libertad política y la libertad cultural. La primera estaría relacionada con el gobierno y las leyes (impuestos, permisos, controles, etc.), mientras que la segunda estaría relacionada con el grado de tolerancia de una sociedad hacia las prácticas de los demás. Por ejemplo, aunque el matrimonio homosexual esté aprobado legalmente en España, si una parte importante de la población no acepta dicha libertad, el grado de tolerancia y convivencia se verá mermado.

Dentro de la composición de la libertad externa política, nos encontraríamos con dos formas de libertad: la negativa y la positiva. La negativa sería la ausencia de coacción, mientras que la positiva sería la presencia de medios para que el individuo pueda conseguir sus fines.

Es esperable que esta reflexión y conclusión acerca de la libertad vaya evolucionando en mi persona y que en unos años no estaré de acuerdo con lo que aquí haya escrito, pero siempre está bien compartir tus reflexiones con los demás, sobre todo si se hace de forma voluntaria.

Economía

Introducción a la Economía China (IX): Dinastía Jin (晉)

El período de la dinastía Jin (265-420) se inicia con la caída de los emperadores de la familia Cao (曹) y la toma del poder por la familia Sima (司馬), donde el territorio volvió a estar unido, pero seguía siendo políticamente muy inestable y lleno de conflictos internos y externos.

En el año 249 el emperador Cao Fang, que al ser de reducida edad gobernaba con la ayuda del regente Cao Shang, fue a visitar la tumba del emperador anterior. A dicha visita acudieron a acompañarlo numerosas e importantes figuras del imperio. El esratega militar y político Sima Yi aprovechó la ocasión para ocupar la capital de Luoyang, cerrar todas las entradas y lanzar un golpe de estado. Finalmente, el regente Cao Shang decidió rendirse entregándole el poder a Sima Yi, pero manteniendo la figura del Rey de la familia Cao. A este incidente se le conoce con el nombre de Incidente de las Tumbas de Gaoping (高平陵之變).

A medida que transcurría el tiempo, la familia Cao fue perdiendo cada vez más influencia hasta que en el año 265 Sima Zhang obligó a Cao Huan a abdicar, iniciando la dinastía Jin. La dinastía de la familia Sima se caracterizó por eliminar a casi todos los oponentes políticos, para asegurarse un período largo de control de la corte imperial.

Durante este período, el territorio de lo que hoy conocemos como China volvió a estar unido otra vez bajo un Imperio. En el período inmediatamente anterior, el período de los Tres Reinos, China estaba dividida en los reinos de Wei, Shu Han y Wu. Sin embargo, el reino de Wei consiguió conquistar el reino de Shi en el año 263 y posteriormente el reino de Wu en el 280.

cina-jin1G

Sin embargo, a pesar de la aparente unión política, dicho período se caracterizó por un poder del gobierno central muy debilitado, incapaz de controlar las actividades del Imperio. Dicha debilidad tiene una relación muy estrecha con el decaimiento del confucianismo y el reducido bagaje cultural de la familia Sima en comparación con las familias anteriores. Dicho hecho, hizo que la aristocracia -muy favorable a las ideas confucianas- retirase el apoyo al gobierno central. En realidad, el poder efectivo estaba en manos de los grandes propietarios.

Asimismo, durante dicho período se practicó una represión dura del taoísmo, que era una ideología muy extendida entre mercaderes, propietarios y gente acomodada. No obstante, las organizaciones taoístas clandestinas seguían existiendo, extendiendo las enseñanzas taoístas entre todo tipo de públicos, especialmente los oficiales militares.

Durante la dinastía Jin, se distinguen dos períodos claramente diferenciados: la dinastía Jin occidental (西晉) entre los años 265-316 y la dinastía Jin oriental (東晉) entre los años 317-420.

En la dinastía Jin occidental, a partir del año 280 con la conquista del último de los tres imperios y el inicio de la reunificación del territorio, se inició una época de relativa prosperidad, coincidiendo con un gobierno imperial débil.

En borde exterior del norte de China, existían muchas tribus extranjeras conocidas con el nombre de los Cinco Bárbaros (五胡). En un principio, se establecieron en algunas regiones del norte de China como inmigrantes, pero colaboraban en la agricultura, contribuían a la mejora económica y pagaban impuestos. Dicha inmigración ya se estaba produciendo durante el período de los Tres Reinos, debido a la escasez de empleo que existía durante períodos bélicos, en la que la inmigración era una solución. Asimismo, durante la dinastía Jin occidental, se desarrolló extraordinariamente el uso de los animales en la agricultura así como la utilización de la seda.

No obstante, a pesar de dicha prosperidad inicial, pronto la inestabilidad política se hizo palpable. En el año 290 el emperador Sima Yang fue sucedido por el emperador Sima Zhong que tenía graves problemas de salud mental y no podía gobernar. Esto provocó una guerra intestina entre miembros de la familia por la sucesión, una guerra conocida con el nombre de Guerra de los Ocho Príncipes (八王之亂) en los años 291-306, donde se producían batallas, asesinatos y traiciones continuas, con el fin de alzarse con el poder. Durante estos años, se sucedían períodos intermitentes de guerra y paz, con cruentas batallas. Dichas batallas terminaron devastando la zona norte del Imperio.

Al mismo tiempo, los inmigrantes de las tribus bárbaras, que eran habitualmente explotados y vilipendiados, iniciaron revueltas y crearon sus propios estados en el norte de China y en el valle del río amarillo, conocidos como Los Dieciseis Reinos (五胡十六國) en los años 304-439. Dichas tribus aprovecharon las guerras internas y las revueltas sociales en contra de los elevados impuestos para debilitar aún más al imperio.

En aquellos momentos, el sistema de tierra era conocido como Tuntian (屯田制), cuyo funcionamiento era mediante un grupo de soldados que defendían y cultivaban un trozo de tierra, para proveer de recursos al ejército. Como vemos, era un sistema muy militarizado. Dicho sistema de tierra fue usado hacia el final de la dinastía Han, cuando Cao Cao ya era el jefe de gobierno, y se mantuvo hasta el principio de la dinastía Jin. Se cree también que dicho sistema estuvo detrás del éxito del imperio Wei durante la época de los Tres Reinos.

014A314A2FDD01F2FF8080814A305858.jpg

Bajo dicho sistema, dejar la tierra a la que uno había sido asignado para comerciar estaba prohibido. Sin embargo, cierta mejoría económica de aquel período puede explicarse por el intento de desmilitarizar el territorio de China. Desde el gobierno se intentó que no sólo las tierras fuesen colonias militares sino que también los propios campesinos pudiesen participar. Esto se conjugó con un sistema impositivo elevado para intentar recaudar mayores recursos. A los individuos se les adjudicaba una tierra (佔田), cuyo tamaño se usaba para cobrar impuestos y donde los empleados públicos estaban exentos de su pago. Como vemos, de nuevo observamos otro período de la historia de China donde existe una tendencia a convertirse en un campesino a sueldo de un gran Estado en lugar de ser auto-empleado. Esto provocó una reducción del número de campesinos que pagaban impuestos, reduciendo los recursos de la corte Imperial.

El sistema impositivo del momento se conocía por el nombre de sistema impositivo de hogares (戶調試). Constaba de dos tipos de impuestos principales: el impuesto en especie (調) y el impuesto en grano (租).  El impuesto en especie se pagaba en forma de seda con en brocado (tela entretejida con oro y plata), en función el sexo y la edad. El impuesto en grano se pagaba en función del tamaño de la tierra.

Dicha inestabilidad política provocó un gran daño económico a la zona baja del río amarillo y que junto con las invasiones bárbaras generó una emigración de la población de la llanura central de China hacia el sur en la zona baja del río Yangtze y la zona de Sichuan, en busca de mejores condiciones. Normalmente se alojaron en condición de refugiados. Dicha emigración de larga escala (se estima en torno a un 13% de la población del norte tuvo que emigrar), provoco grandes cambios económicos, así como una de las mayores sinificaciones (influencia cultural de la población Han hacia la población no Han) de la historia de China, que posiblemente ayudo a la unificación cultural del territorio.

En el año 311, la capital Luoyang fue tomada por una de las tribus bárbaras, concretamente los Xiongnu (匈奴), y los miembros de la familia Jin tuvieron que moverse hacia el sureste, nombrando como capital Jiankang. Se inicia por tanto el segundo período de la dinastía: la dinastía Jin oriental (東晉). Dicho gobierno tuvo un poder muy limitado ya que los maestros celestiales (天師道), un movimiento taoísta muy influyente, así como la nobleza no apoyaban a dicha familia dinástica. Asimismo, el arraigo con las gentes del lugar era muy reducido. Dicha etapa fue la precursora de una seria de dinastías que reinaron el sur de china (420-589).

lz.jpg

La economía de la dinastía Jin oriental (東晉) se caracterizaba por tres aspectos fundamentales.

  1.  El flujo migratorio enorme del norte hacia el sur, que servía como fuerza laboral pero también suponía un aumento de la demanda de alimento.
  2. Campañas militares contra los bárbaros del norte que no terminaron hasta la batalla de Feishui (淝水之戰) en el 383.
  3. Levantamientos y protestas. Los terratenientes (士族) y aristócratas (豪強) dejaron su territorio.
  4. La recuperación económica se produjo de forma muy gradual, ya que la carga financiera y laboral era muy elevada debido a los elevados impuestos.

No obstante, a pesar de la inestabilidad política, lo cierto es que si analizamos las cifras la época de la dinastía Jin fue una de las de mayor crecimiento poblacional, donde la población pasó de 16 millones en el 265 a 56 millones en el año 420. Esto pudo deberse a la ligera mejora económica y al fin de la época de devastación que supuso la época de los Tres Reinos. Por tanto, podemos decir que la dinastía Jin logró recuperar el nivel de población existente hacia el final de la dinastía Han.

Observamos en la tabla de abajo que se produjo un crecimiento de 1,22% anual de la población durante la dinastía Jin occidental, explicado por la época pacífica inicial y la reunificación del Imperio. El crecimiento se redujo al 0,61% anual en la época de la dinastía Jin oriental, más tumultuosa.

En este crecimiento poblacional la emigración que hemos estudiado también jugo un papel fundamental, ya que la gente que estaba en peligro o podía perecer por falta de alimento, pudo huir a otras partes del Imperio, ya que éste estaba unido, y así salvar su vida y buscar mejores opciones, trabajos y oportunidades.

Tabla 1: Crecimiento poblacional en las primeras dinastía de China

Untitled34

Aunque la dinastía Jin consiguió asegurarse la posición imperial de su familia, los últimos años de la dinastía Jin oriental están marcados por constantes luchas de poder ente la corte imperial y los trabajadores del gobierno con altos rangos. Cancilleres, inspectores regionales, generales y ministros lucharon por influencia y poder.

La rebelión decisiva se realizó al calor de los movimientos de Sun En 孫恩 y Lu Xun 盧循 en el 399 y el 412. Sun En era el líder de una rebelión taoísta cuyas ideas se originaron en el grupo llamado Cinco Picotes de Grano (五斗米道). Muchos magnates locales, que vieron su poder mermado por la llegada de inmigrantes del norte, simpatizaron con el movimiento. Años después Liu Ye fundó una nueva dinastía imperial llamada Song 劉宋 (420-479), la primera de las llamadas Dinastías del Sur 南朝 (420-589), que Zhuangzi Institute estudiará en la próxima entrega.


Fuentes:

  • ChinaKnowledge.de – An Encyclopaedia on Chinese History, Literature and Art (see)
  • Lixing Zou (2009); Development-oriented Finance and Economy in China: A Historical Review and Prognostic Assesment.
  • From Zou Jiwan (Chinese: 鄒紀萬), Zhongguo Tongshi – Weijin Nanbeichao Shi 中國通史·魏晉南北朝史, (1992).
  • China Education Center, Ltd (see)
  • Yifeng Yao (2016); Nanjing: Historical Landscape and Its Planning from Geographical Perspective